domingo, 27 de diciembre de 2009

RECUENTO


Por: Sunshine II

El 2009 esta terminando para bien o para mal. Atrás están quedando sus vicisitudes y sólo quedan las experiencias derivada de ellas. Como suele pasar en esta vida, no todo fue bueno ni todo fue malo. Si nos ponemos a pensar un poco caeremos en la cuenta de que más bien todo se mantuvo entre ambos extremos. En mi caso particular y para los fines que persigue este escrito, quisiera resaltar uno sólo de estos eventos que ubico, definitivamente, entre las tonalidades felices de este 2009, me refiero a mi reencuentro con la cerveza.
Hace más de 10 años mi amigo Mariano Rayón (mejor conocido como el Cheve Meister) y yo jugábamos a fundar una cofradía de la cerveza en Mexicali, una ciudad que como muchos saben se caracteriza por tener uno de los consumos de cerveza per cápita más altos de México y yo diría que del mundo (no existen estadísticas confiables al respecto, pero me atrevería a decir que nos damos un buen tiro con los checos). Sin embargo para sorpresa de Mariano y un servidor prácticamente nadie nos hizo caso y decidimos dejar el asunto por la paz. No fue sino hasta mediados del mes de marzo de este 2009 que el Cheve Meister me sorprendió agradablemente cuando organizó una degustación de cervezas a la que invitó a unos cuantos despistados entre ellos mi esposa y yo. La experiencia resultó ser toda una epifanía para mí…¡claro! –pensé- si nadie nos hace caso es porque toda la vida hemos tomado solamente un tipo de cerveza y nadie ha intentado hablarnos de todas las otras opciones que existen….nadie. Así que el truco es acercar el mundo de la cerveza a la raza y no esperar a que ellos vayan espontáneamente hacia él. Nos juntamos a platicarlo y en pocos minutos estábamos ya organizando los siguientes eventos a los que les hemos llamado “Cheve Tastings”. Para nuestra sorpresa, todo funcionó de maravilla y estos grupos han seguido creciendo gracias al apoyo incondicional que nuevos seguidores entre los que sobresalen el Dr. Gustavo Gaspar, el Lic. Mario Valdez y Eduardo Manzanarez nos han dado.
A los “Cheve Tastings” le siguió esta columna semanal en La Voz de la Frontera, el diario de mayor circulación de la ciudad de Mexicali y poco tiempo después en el Sol de Tijuana. De nuevo la respuesta ha sido sorprendente ya que permanentemente se contactan nuevos “exploradores” del mundo de la cerveza para hacerme comentarios y valiosas aportaciones.
Le siguió un Blog donde aparece toda la colección de artículos publicados y diversas aportaciones y, adicionalmente, se materializó otro proyecto que combina dos de mis grandes pasiones: el rock y la cerveza. Esto fue posible, una vez más, gracias a la colaboración de mi amigo Mariano, juntos armamos un programa de radio en el que “maridamos” lo mejorcito del buen rock clásico con las cervezas más sobresalientes del planeta. Este programa radiofónico originalmente auspiciado por Pancho Padilla, otro gran promotor e impulsor de las manifestaciones culturales en este país, promete seguir ganando adeptos al mejorar cada vez más su contenido y próximamente su frecuencia en el cuadrante.
Como ven, finalmente este año ha sido de mucha actividad en lo que a la promoción de la buena cerveza se refiere. Cada vez son más los que se interesan por explorar nuevos rumbos y los que se han convertido ellos mismos en promotores. Otra sorpresa muy agradable ha sido la presencia de mujeres en estos grupos, muchos de los comentarios y aportaciones más interesantes surgidos en los “Cheve Tastings” han provenido de ellas, que con su fina percepción de los sabores, aromas y colores nos han hecho notar aspectos interesantísimos sobre la cerveza. Evidentemente dentro de estas mujeres promotoras de la cultura cervecera en nuestro ámbito ha desempeñado una papel muy importante mi esposa Icela, quien con sus ideas y sugerencias nos ha ayudado a impulsar este fascinante tema.
Me ha dado mucho gusto ver cómo este año las cervezas bajacalifornianas específicamente la cerveza Cucapá, la Cerveza Tijuana y la cerveza Mexicali, han seguido creciendo, ganándose su propio espacio no sólo ante los dos grandes gigantones de éste país, sino en el panorama mundial de la cerveza artesanal. Me consta que el esfuerzo ha sido mucho y que los frutos están ya cosechándose poco a poco.
Me despido deseándoles a todos lo mejor para este 2010 e invitándolos una vez más a que exploren este fascinante mundo de la cerveza. Atrévanse a ir más allá de la tienda de la esquina, busquen nuevas sensaciones para su paladar.


Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com o visita el Blog www.chevestuff.blogspot.com

jueves, 24 de diciembre de 2009

UNA CERVEZA EN NAVIDAD

Por: Sunshine II

No se ustedes, pero a mi estas fechas navideñas me ponen más nostálgico que feliz. Me da por recordar mi niñez, la de mis hijos y parientes cercanos y lejanos. Me da por escribirle a mis amigos para decirles cosas que debería de decírselas todos los días y no solamente en navidad. Creo que la navidad nos proporciona el pretexto perfecto para sacar a ese cursi contenido que llevamos todos dentro, para perdernos por los lugares comunes de los deseos de amor y paz mundial. Se siente bien hacerlo.
Tengo que confesarles que una de las razones por las que espero impacientemente la navidad es porque me da el pretexto perfecto para explorar nuevamente otro mundo igual de fantástico que el de Charles Dickes y su Cuento de Navidad: el mundo de las cervezas de navidad. Pareciera que este espíritu de amar y compartir las buenas nuevas con la humanidad se apodera también de los brewmasters del mundo y se ponen a preparar meticulosamente sus recetas especiales, como queriendo darle verdadera felicidad al mundo, o por lo menos a los amantes de la cerveza.
Igual que un niño espera la llegada de la más reciente versión del Wii, yo espero el arribo de las ediciones navideñas que empiezan a aparecer a veces desde octubre. Hago mi listita y me lanzo a los estantes a buscar estas joyas líquidas. Déjenme decirles que aparentemente no soy el único ni el más veloz, porque por más que me esfuerzo, cuando llego a la tienda encuentro ediciones ya agotadas. Tal es el caso de la Anchor Christmas Ale que cada año la cervecería Anchor de San Francisco produce con una receta y un envase diferente al del año anterior, lo que la convierte un toda una obra digna de coleccionarse. Hay que mantener la frente en alto y el espíritu navideño vivo para no desgreñar al fulano que ves que lleva el último six que quedaba en la tienda.
Las cervezas navideñas regularmente empiezan a fabricarse hacia el mes de septiembre, de tal manera que estén frescas y listas para consumirse desde que empiezan a sentirse los primeros fríos. Estas cervezas son muy diferentes a las que regularmente se fabrican el resto del año. Los maestros cerveceros se preocupan por darle al consumidor cervezas sobresalientes tanto por su olor, su sabor, color y textura. Por supuesto tiene mucho que ver el tipo de comida tradicional de esta época invernal que tiende a ser más pesada, más grasosa y sazonada con especias. Hay que cuidar que el maridaje entre la cerveza y los platillos sean perfecto de manera que la ocasión igualmente memorable.
No existe un tipo de cerveza particular que pueda ser considerada navideña. Existen tanto cervezas de fermentación alta (ales) como de fermentación baja (lagers) y cada fabricante le da su toque especial. Incluso el color varía de marca en marca, aunque suele ser ámbar o de plano negro. Diría que la única característica que comparten todas estas cervezas es un porcentaje de alcohol por volumen superior al normal. No creo que exista una cerveza que se digne ser llamada navideña que contenga menos de un 6.5%, y muy frecuentemente alcanzan el 10% ó más. Igualmente son cervezas que contienen maltas especialmente tostadas, lúpulos y especias seleccionadas cuidadosamente para lograr producir cervezas que verdaderamente calienten (por su alto contenido calórico) a quien la prueba. Otra característica de estas cervezas es que se disfrutan más cuando se toman moderadamente frías, entre 14 y 16 grados centígrados, para que sus aroma y sabor salgan más fácilmente. Enfriarlas de más les mata parte de su complejidad evitando que el paladar pueda encontrarse con los sabores y olores que tan cuidadosamente fueron creados.
Pero no nada más el contenido de la botella es especial, sino que la botella misma lo es. La forma, el color del vidrio, la etiqueta y hasta el tapón son toda una celebración que vale la pena colocar sobre nuestra mesa junto al pavo recién horneado, el jamón, los romeritos, el bacalao o lo que sea.
Una cerveza no puede ser considerada navideña por el simple echo de que solamente se vende en esta época del año, como es el caso de la cerveza Nochebuena, que año tras año vende Cuauhtémoc Moctezuma, en realidad es una lager tipo Viena como otras que ya existen todo el año.
Amigo y amigas: en estas fiestas espero de todo corazón que la pasen de lo mejor. Coman y beban lo suficiente como para disfrutar de las personas con las que decidan estar. Platíquense cosas agradables, quiéranse, abrácense y cuídense. Jorge Luis Borges alguna vez dijo que nuestra primer obligación como seres humanos es ser felices, y eso es totalmente cierto, ya que lo demás llega por añadidura.
Sigan explorando en amplio mundo de la cerveza que apenas empieza en la tienda de la esquina.



Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com o visita el Blog www.chevestuff.blogspot.com

martes, 8 de diciembre de 2009

¿QUÉ ES UN BREWPUB?

Por: Sunshine II

Dicen que el tamaño es importante….yo creo que definitivamente sí lo es. Por lo menos en el caso de la fabricación de cerveza el tamaño de la planta que la elabora afecta directamente el resultado final. Entre el “home brewer” que en su patio trasero cuenta con todos los chunches necesarios para procesar algunos galones del preciado líquido, hasta las mega fábricas que envasan millones de litros diarios hay un mundo de diferencia, aunque ambos esencialmente están produciendo lo mismo: cerveza.
Originalmente lo único que existía en esta tierra eran productores domésticos. Recordemos que en el neolítico la cerveza era producida por las mujeres en sus casas como alimento para sus hijos y para el marido que regresaba exhausto de darse de catorrazos con los de la tribu de al lado. Los egipcios tuvieron los primeros visos de “outsourcing chelero” al fabricarla ya no sólo para uso dentro del hogar, sino para otros que no tenían tiempo de fabricarla. Sin embargo en la edad media es cuando verdaderamente se descubrió el potencial comercial de esta industria, esto sucedió en los monasterios y abadías cuando vieron que mediante la venta de cerveza en sus propios establecimientos podían obtener recursos económicos suficientes para solventar sus gastos de operación. La cerveza ya no era solamente un producto para el consumo de los miembros la cofradía, sino que se convirtió en su fuente de ingresos.
Las fábricas –no obstante lo anterior- seguían siendo pequeñas y localizadas. No había “redes” de monasterios que distribuyeran lo que uno de ellos fabricaba, sino que cada uno hacía lo suyo. Bueno, pues esto es más o menos lo que actualmente conocemos como brewpub. Esta “nueva” generación de fminifabricantes producen la suficiente cantidad de cerveza como para suministrar a un bar, a un pub o a un restaurante. En litros esto significa que fabrican entre 1,000 y 6,000 hectolitros anuales aproximadamente. Manejan sus propias recetas y las guardan celosamente. Es muy común que las cervezas que estos recintos fabrican no mantengan exactamente el mismo sabor que la edición anterior, ya que como toda fabricación artesanal las variaciones se dan con facilidad. En eso radica gran parte de su belleza. De la misma manera, la creatividad aflora frecuentemente ya que en estos procesos el maestro cervecero puede “jugar” con sus fórmulas sin grandes consecuencias y sí con muchas probabilidades de descubrir nuevos sabores y olores. La gran mayoría de estos lugares te ofrecen su producto sin filtrar, lo que le dá un sabor verdaderamente fresco y aromático.
En lo referente a brewpubs, los europeos, nos llevan muchísima ventaja, principalmente los alemanes, los belgas y los checos, que tienen en cada esquina un pub atestado de parroquianos. Solamente en el año 2008 se crearon más de 200 fabriquitas.
En la década pasada en Estados Unidos empezó una movimiento muy importante en este sentido, sobre todo en la cosa oeste donde es fácil encontrar en las principales ciudades brewpubs independientes. San Diego es uno de esos lugares. Sin embargo hace poco leía un artículo de la gran cantidad de brewpubs que se han abierto en países como Argentina, lo que me hace pensar que esto va para largo.
Es espacio para seguir escribiendo se termina, pero no así las posibilidades de seguir descubriendo cosas nuevas sobre la cerveza. Como siempre, les reitero que exploren más allá de la tienda de la esquina. Descubrirán cosas sorprendentes y sobre todo expandirán sus posibilidades de generarse placer.

Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com o visita el Blog www.chevestuff.blogspot.com

THE BEER BOX

Por: Sunshine II

Siempre me he quejado de la falta de opciones que tenemos en México los “Cazadores de Cervezas”, y siempre he envidiado a nuestros amigos vineros que cuentan con una amplia gama de posibilidades para comprar lo que más les gusta. Estoy convencido de que abrir el mercado cervecero más allá de los monopolios cerveceros que existen en nuestro país, y que nos han impedido por décadas accesar al amplísimo mundo cervecero europeo, gringo, asiático e incluso latinoamericano, sería todo un signo de urbanidad. Finalmente la cerveza, al igual que el vino y que muchas otras manifestaciones de la creatividad humana a lo largo y ancho de este mundo, deberían estar expuestas abiertamente a quien le dé la gana disfrutarlas sin tanto trámite de por medio, ¿no les parece? El “cajuelazo” como alternativa me parece de pésimo gusto, ya reduce a quienes queremos explorar el mundo de la cebada y el lúpulo a la categoría de delincuentes, contrabandistas, evasores de impuestos y, por ende, antipatriotas….además de borrachos.
Nada podía alegrarme más que darme cuenta de que esta situación empieza a transformarse; de repente y muy de vez en cuando empecé a ver que en mercados como Walmart o Soriana llegaban lotes de cervezas “raras”: Guinness, Bittburger, Mahou, Zipfer, Flensburger….que duraban meses en los anaqueles hasta que las remataban. Después aparecen en Tijuana tiendas como Beer City…¡wow! Y ahora, tambien en Tijuana se abre la primer tienda de la franquicia The Beer Box. “¡Jesús, María y José!” - exclamaba mi abuelita cuando algo le impactaba sobremanera- ¿es esto el fin de la Era de la Prohibición? ¿Cae el muro de la Malta? ¿Terminó el Apartheid cervecero?¿El cajuelazo es historia? Ahora puedes seleccionar tu cerveza por su color, por su país de origen, por marca, por estilo aquí en México….parece demasiado bueno para ser verdad, pero felizmente lo es…por lo menos para nuestros brothers tijuanenses.
Otra de las razones que hacen feliz la ocasión es que el que se aventó a traer The Beer Box a Baja California es un “Cachanilla” con quien he tenido el placer de intercambiar algunos correos y de quien espero, como lo dijo en uno de ellos, que abra otra tienda en Mexicali. Ya se que aquí somos muy ingratos con todo lo que no sepa a Tecate, pero verdaderamente espero que este tipo de esfuerzos eventualmente tengan el éxito que se merecen, por lo menos cuantían conmigo, y varios compitas míos, como clientes fieles.
Para quienes les interese conocer más sobre esta nueva alternativa, les sugiero que accedan a www.thebeerbox.com.
Evidentemente aun falta que podamos aisistir a cualquier restaurant, barra, antro o cantina y seleccionar la cerveza que nos dé la gana sin que las exclusividades nos limiten, pero….vamos mejorando, vamos mejorando.
Exploren más allá de la tienda de la esquina. Descubrirán cosas sorprendentes en el mundo de la cerveza y sobre todo expandirán sus posibilidades de generarse placer.



Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com o visita el Blog www.chevestuff.blogspot.com

viernes, 4 de diciembre de 2009

UTOPIA

Por: Sunshine II
Dice la voz de la experiencia que la forma más lenta de emborracharte es tomando cerveza. La cerveza es una de las bebidas alcohólicas de menor graduación que existen ya que las marcas comunes que diariamente vemos en el mercado fluctúan entre el 4 y el 6% de alcohol por volúmen. Esto significa que te tienes que echar varias cervezas para poder alcanzar al amigo que está sentado junto a ti en la barra que está tomado whisky con un rango de alcohol de entre 40 y 60%. O el camarada que esta empujándose un tequila de entre 25 y 55% de alcohol. Incluso existen cervezas, como algunas cervezas lámbicas, que tiene promedios de alcohol que rondan los 2.5 grados, lo que haría de aun más lento el mareo subsecuente. Definitivamente si lo que quieres es emborracharte, hay formas más rápidas de hacerlo……bueno, por lo menos hasta hace muy pocos años.
Resulta que a Samuel Adams, no el señor sino la fábrica radicada en Boston y que lleva su nombre, se puso a trabajar en la forma de hacer una cerveza totalmente nueva, totalmente inesperada y para muchos, totalmente inalcanzable desde el punto de vista económico, ya que el precio regular de una sola de sus botellas doradas y elegantemente decoradas de 750ml ronda los $250 dólares. Y con otra gracia distintiva: el porcentaje de alcohol por volúmen de 25%.....el doble que una botella de vino tinto.
Como se imaginarán las cervezas Utopia no van dirigidas a un mercado masivo. Aunque poco a poco el volumen de producción ha ido incrementándose hasta llegar a 9,000 botellas este noviembre de 2009. No es de extrañarse que la producción de esta cerveza se haya mantenido baja ya que, además de su precio, esta prohibida en más de 13 estados de los Estados Unidos: Alabama, Georgia, Idaho, Iowa, Missouri, New Hapmshire, North Carolina, South Carolina,Ohio, Oregon, Tennessee, Washington y West Virginia. Y con otra novedad….a partir de este año suben el porcentaje de alcohol del 25% al 27%.
El porcentaje de alcohol de Utopia se debe a varias razones. Por un lado el proceso de maduración de esta cerveza tarda 15 años en contenedores de madera escocesa, como el whisky o el Jerez. Por otro lado los ingredientes son especiales, las cepas de la levadura que Samuel Adams utiliza son las que se usan para el champán. Usa cuatro tipos de lúpulo, Utiliza malta Carmel que aporta el color acaramelado brillante. Todos estos elemento juntos dan por resultado una cerveza sin carbonatar – o sea sin gas- con un sabor levemente afrutado, pero que al mismo tiempo nos recuerda el sabor de un buen coñac. La botella en la que se envasa es también excepcional, ya que su diseño evoca las viejas calderas de cobre utilizadas hace cientos de años por los maestros cerveceros europeos, es verdaderamente digna de coleccionarse.
Utopia vale la pena degustarse lentamente, como degustarías una buena bebida destilada. Como aperitivo o digestivo es perfecta.
Para terminar quiero comentarles que el Cheve Meister Mariano consiguió la última botella de Utopia que quedaba en el condado de San Diego. Todavía no sabemos cuál será su suerte…bueno, la suerte del Cheve Meister, porque la de la botella esta más que definido.
Una última nota. Durante algunos años Utopia ostentó el calificativo de la cerveza con mayor porcentaje de alcohol y la más cara de Estados Unidos. Permítanme decirles que ahora solamente ostentará este segundo atributo, ya que recientemente la excéntrica e hiper punk cervecería escocesa Brew Dog anunció que sacó al mercado una cerveza con 32% de alcohol por volumen que cuesta alrededor de $50 dólares. Su nombre: “Tactical Nuclear Penguin” ¡En serio!…después hablamos de esto.
Exploren más allá de la tienda de la esquina. Descubrirán cosas sorprendentes en el mundo de la cerveza y sobre todo expandirán sus posibilidades de generarse placer.

Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com o visita el Blog www.chevestuff.blogspot.com

lunes, 23 de noviembre de 2009

BOTE O BOTELLA


Por: Sunshine II

Cuando la cerveza empezó a elaborarse hace miles de años, allá cuando nuestros amigos los sumerios dominaba parte de las tierras mesopotámicas, la consumían casi inmediatamente por varias razones. Las dos principales eran que la hacían esencialmente como alimento, igual que si estuvieran haciendo pan, y la segunda porque no había manera de almacenarla. Los grandes recipientes de barro que aparecen en algunos grabados de esa época nos indican que en ocasiones la transportaban y se la llevaban como alimento para ciertas travesías que duraban algunos días, pero eventualmente se echaba a perder.
A principios de la edad media en la zona norte de Europa central y occidental, cuando nacieron los estilos de cerveza que conocemos ahora, la cerveza seguía consumiéndose prácticamente en el mismo lugar donde se fabricaba. Cada casa, hostal o abadía en la que se fabricaba guardaba su cerveza en recipientes que a la postre se transformaron en barriles de donde se servía directamente cada que alguien quería echarse una cerveza. Gracias a estos barriles, transportarla a distancias mayores era posible pero no muy usual, ya que cada pueblo o ciudad fabricantes sus propios estilos de cerveza y no existía el concepto de distribución y comercialización que conocemos hoy.
Tuvieron que pasar muchos años para que los fabricante de cerveza encontraran formas de guardar su producto terminado en porciones individuales aguardando a que algún consumidor quisiera tomarla. Los avances tecnológicos de la revolución industrial del siglo XIX fueron determinantes para encontrar las dos nuevas formas de almacenar, transportar y consumir la cerveza conservando muchos de sus características originales. Evidentemente me refiero a las botellas y a las latas (o botes como les decimos comúnmente).
Se dice que el señor Alexander Newell fue al primero que se le ocurrió embotellar la cerveza – una Ale para ser más precisos- en la Inglaterra de la célebre “Queen Mary”. Newell era el director de el colegio St. Paul y maestro de la escuela Westminster. Esto sucedió, como tantos inventos que conocemos, gracias a una casualidad, ya que al tener la necesidad de guardar su cerveza favorita al señor Newwell se le ocurrió meterla en una botella de cuello largo y delgado a la que le colocó un tapón. A los días que volvió por ella “No encontró una botella, sino una pistola, tal fue el sonido que hizo al destaparla”. Desde entonces la botella se ha convertido en uno de los empaques más difundidos mundialmente.
Aunque el envasado puede hacerse a mano, y de hecho en algunas cervecerías artesanales lo hacen, esto resulta muy caro si los volúmenes de botellas se incrementa. La gran mayoría de las fábricas cerveceras utilizan máquinas de embotellado automáticas. Estas máquinas llegan a ser verdaderamente enormes sobre todo en aquellas macro cervecerías donde este proceso ocupa edificios enteros. Las instalaciones más grandes de líneas de embasado las tienen empresas como Anheuser Busch, Miller y Coors.
El color de la botella es importante para preservar el contenido. Los colores de vidrio más usados son el café, el verde y el claro. De estos colores, el que ofrece la mayor protección contra los efectos de la luz es el café, de ahí que sea el color más usado por las cervezas tipo Ale y las “All Malt”, que se alteran más fácilmente ante los efectos de la luz que las lagers ligeras. El vidrio claro frecuentemente es utilizado cuando el fabricante quiere que el consumidor vea el color y la transparencia de la cerveza, aunque su nivel de protección es menor. Existen botellas que son recubiertas con una película plástica y aquellas que siguen envasándose en recipientes de cerámica, como la Ale tipo Belga “Delirium Tremens”.
La lata, o bote cervecero, que ameritan de un proceso industrial tan complicado y grande como el embotellado en vidrio, fue durante muchos años desdeñada por mucho consumidores que percibían que el sabor del metal se pasaba a la cerveza. Definitivamente esto fue cierto durante décadas, sin embargo los avances tecnológicos han mejorado lenta pero radicalmente este proceso hasta alcanzar niveles de sofisticación y pureza impresionantes. El primer brinco verdaderamente importante en este sistema de embasado fue el uso del aluminio, que prácticamente no contaminaba el sabor del líquido y que resultaba ser mucho más liviano, más atractivo visualmente, fácil de transportar, enfriar y, sobre todo, es un material totalmente reciclable, algo muy importante para una industria que cada vez más le apuesta a las tecnologías “verdes”, o ecológicas. No contentos con los beneficios propios del aluminio, se ha seguido mejorando el proceso, logrando aislar totalmente el líquido del aluminio mediante procedimientos que colocan una…digamos, delgada “barrera” que recubre el recipiente por dentro, garantizándole al consumidor que lo que se está tomando es lo que originalmente se envasó. Tal es el caso de Ball Industries que desde hace algunos fabrica las latas de cervecerías como Oskar Blues Breweries.
Aunque muchos seguimos prefiriendo el sabor de la cerveza directamente sacada del barril, ya que nos ofrece una cerveza más fresca, es evidente que no siempre esto es posible. Sin embargo la botella o la lata nos ofrece una alternativa bastante buena y sobre todo accesible.
De nuevo los invito a que exploren. Hay muchas cosas interesantes por descubrir. Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza.

Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

viernes, 13 de noviembre de 2009

VASOS CERVECEROS


Por: Sunshine II

¿Se te antoja tomarte una malteada de chocolate en una taza para café? ¿o un tequila en un tarro cervecero? Como que no ¿Verdad? Los recipientes para tomarse cualquier bebida están hechos con el fin último de que puedas disfrutar al máximo el sabor, el olor y hasta el color de lo que te tomas. El recipiente finalmente se ha convertido en parte de la bebida que contiene. Esto es particularmente notorio cuando hablamos de bebidas alcohólicas como el vino, el cognac, el tequila, el whisky y, por supuesto, la cerveza.
El vaso en el que se toma un determinado tipo de cerveza permite disfrutarla a plenitud convirtiendo ese momento en una experiencia diferente. Esto es particularmente importante desde que se inventó el vidrio que –a diferencia de los recipientes opacos y porosos como la cerámica, la madera, el cuero o el fierro- permitió apreciar la cerveza no solamente por su sabor, sino tambien por su aspecto y color. Además gracias a que el vidrio no retiene olores, es posible apreciar mucho mejor los olores naturales de cada cerveza.
Algunos vasos tienen bocas anchas, otros cinturas pronunciadas, algunos son largos y delgados y otros gordos y pesados. El tipo de vaso que se usa para tomar cerveza es incluso parte de la cultura local de cada ciudad. ¿Se han fijado que cuando vas al Distrito Federal la cerveza, además de caliente, te la sirven en el mismo tipo de vaso que usan para tomarse sus adoradas Cubas? Te la pasas pegándote en la nariz y haciendo la cabeza para atrás cada que le das un trago. En cambio en el norte preferimos los tarros pesados, gruesos y tan congelados que a veces se nos pegan los labios al vidrio. En la mayoría de los países del norte de Europa en las cantinas se usa el vaso de base pequeña y boca ancha, y en otros, como España, es frecuente un vaso chatito y gordo.
Algunos tipos de cerveza tienen su propio recipiente característico, como la cerveza Pilsen que usa una copa de vidrio delgado alta, larga y de boca ancha. Las cervezas Duvel tienen un vaso con base corta, gordo y acinturado, mientras que la Orval usa algo parecido a nuestras “chavelas”. Las cervezas Lámbicas usan vasos tipo “flauta” parecidos al del Champagne. Hace poco la cervecería Samuel Adams diseño su propio vaso, el cual tiene una boca ancha, una cintura no muy pronunciada pero –y esto es lo particular del diseño- al fondo del recipiente tiene un círculo donde el vidrio es poroso (como si estuviera grabado con “sand blast”), lo que permite que las burbujas se generen de manera homogénea y permanente permitiendo así apreciar mejor el olor de sus cervezas. Lo que sí tienen todos los vasos cerveceros en común es que son totalmente transparentes, sin color alguno para que apreciemos el color real de la bebida. Además la forma y tamaño de la boca de estos vasos permiten oler el aroma de la cerveza a medida que te la tomas, aumentando de esa forma el placer de engullírtela. Incluso la propia botella en la que se envasa la cerveza puede resultar un recipiente adecuado para tomarla, esto es sobre todo común en muchas de las marcas de cervezas “Light” o en ciertas y muy conocidas Lagers tipo americanas en las que el olor y el color no aporta gran cosa a la experiencia de tomarlas.
El vaso, el tarro o la botella es, como les comenté antes, parte importante de la experiencia de explorar los muchos tipos y estilos de cerveza que existen, por lo que les sugiero que cuando sea posible procuren ligarlos. En la zona de San Diego hay muchos bares y restaurantes que como parte del servicio te sirven en el tipo de vaso adecuado dependiendo del tipo de cerveza que pides. Tal es el caso de Gordon Biersch y Karl Strauss, por nombrar algunos de los restaurantes-pubs más populares.
Para terminar y para darnos una idea de los diferentes diseños de vasos que existen, aquí les pongo algunos – que no todos- los estilos más populares.


De nuevo los invito a que exploren. Hay muchas cosas interesantes por descubrir. Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza.


Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

miércoles, 4 de noviembre de 2009

OKTOBERFEST


Sunshine II

Siempre que el verano se aproxima, entre los corrillos de muchas cantinas del mundo –y las de Baja California no son la excepción- se empieza a oir el mismo rumor: “cómo tengo ganas de ir al Oktoberfest…a ver si se me hace este año”. El interlocutor generalmente después de darle un trago largo a su cerveza se limita a reponder: “eeeyy”….y los dos se quedan en silencio imaginándose el paraíso en la tierra.
Y no es para menos. El festival que cada octubre se organiza en la ciudad de Múnich, en Alemania, reúne a las mejores cervezas de la región para beneplácito de los casi seis millones de visitantes que se apelotonan en la ciudad y sus alrededores a lo largo de dos semanas de borracheras sin fin. Como dijo un amigo mío que tuvo la suerte de asistir alguna vez “solamente me pude poner una borrachera que empezó cuando me bajé del avión y terminó cuando me volví a subir para regresarme”. Los hoteles, moteles, posadas, hostales y jonucos de 200 kilómetros a la redonda están prácticamente llenos con huéspedes fantasmas que la mayoría de las veces prefieren dormir en cualquier banca de un parque que tenerse que regresar hasta el pueblo donde dejaron sus maletas.
Hay que decir que el festival de octubre en realidad empieza en septiembre, el primer sábado después del día 15, para se más exactos, y se extiende por dos semanas en un campo conocido como Prado de Santa Teresa (Theresienwiese), muy cerca de la estación central de la ciudad.
Todo inicia con el simbólico descorche del primer barril que a las 12 del medio día en punto el alcalde en turno abre en la carpa Shottenhamel al grito de “O’zapft is” que en cristiano significa “¡Ya está abierto” y de ahí en adelante todo es gloria líquida fluyendo como torrente desde las diferentes carpas que se instalan en esa zona. Hay música, baile, desfile de trajes típicos, comida, pleitos, besos, abrazos, buenos y malos deseos, gritos y todo lo que quiera usted imaginarse…..¿dije todo?....en efecto: TODO.
Esta celebración sin la cual no se entiende la cultura local de Múnich, se originó en la boda del príncipe Luís de Baviera con la princesa Teresa de Sachsen-Hildburghau¬sen el 12 de octubre de 1810. El príncipe, que posterirmente se convirtió en el Rey Luís I de Baviera, fue uno de los grandes modernizadores de la arquitectónica de Múnich. Los festejos nupciales duraron cinco largos días y sirvieron además de para afianzar los lazos entre las diferentes regiones bávaras, los alemanes le tomaran gusto a la fiesta grande y con el paso de los años loa convirtieron en una tradición que hasta la fecha disfrutamos propios y ajenos.
Aunque en las primeras celebraciones el entretenimiento era más bien escaso y no había cerveza de por medio, todo cambió en 1818 cuando al célebre señor Anton Gruber se le ocurrió solicitar una licencia para vender cerveza y comida, y lo que siguió ustedes ya se lo imaginan. Las jarras de vidrio utilizadas para servir cerveza empezaron a usarse hasta 1892 substituyendo a las de barro. Y las primeras grandes carpas que hasta la fecha se estilan cada año, se empezaron a instalar desde 1896.
La fiesta nacional de Baviera se transformó en la fiesta mundial de la cerveza más grande – y por mucho- que se organiza. En nuestros días existen muchos “Oktoberfest” en diferentes ciudades del planeta que van desde Europa, Sudamérica, y Norteamérica. Hace unas semanas el ing. Enrique Blancas, rector de CETYS Universidad, me hizo llegar un folleto de una especie de “Oktoberfest” que sus compañeros de generación del Tec de Monterrey organizan regularmente y donde se incluye la posibilidad de viajar en bola a Munich a echarse unas ambarinas, lo que confirma que esta celebración esta que ni mandada hacer para los mexicanos. En mi muy particular situación, procuro organizar “Okoterfests” cada fin de semana independientemente del mes en curso. Si bien no necesariamente comemos lechón ni salchichas tipo bratwurst, los tacos de carne asada no pueden faltar, o ya de perdida una pizza de telefonazo.
De nuevo los exhorto a que exploren el amplísimo mundo de la cerveza. Busquen las Oktoberfestbier en la primer oportunidad que tengan y deléitense con su suaves aromas y colores. Después de todo por algo estas cervezas atraen a más seis millones de turistas cada año y han hecho de este festival uno de los eventos populares más grande del mundo
Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza.


Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

viernes, 30 de octubre de 2009

LAS CHICAS DEL OTOÑO


(Colaboración de Mariano Rayón publicada con su autorización)

Con la entrada del otoño, cuando el clima empieza a cambiar refrescando sobre todo las noches, se antoja tomar cervezas diferentes a las lagers que tanto nos refrescan y nos satisfacen en el cálido verano. Desafortunadamente aqui en Mexicali, debido al clima tan extremoso que tenemos, no conocemos los climas intermedios que disfrutan en otras partes del mundo. Únicamente conocemos el frío y el calor. Durante el verano solemos medir la temperatura en con una escala muy particular: ”El calor esta a 3 cahuamas por hora”.
Como hace más calor que frío durante el año, estamos acostumbrados a las cervezas “light” o de tipo pilsner que se caracterizan por su cuerpo liviano, color dorado pálido , bajo contenido de alcohol, y sobre todo que se pueden tomar a temperaturas cercanas al punto de congelación. La raza anda buscando dónde se vende las cheves más heladas “que quemen gasnate”. Todo lo anterior es clásico de nuestra muy propia cultura cervecera local.
En esta época del año donde a veces “esta a cero grados" (o sea ni frío ni calor), los cerveceros en diferentes partes del mundo elaboran cheves características a esta temporada otoñal, que se caracterizan por ser de fermentación alta (Ale), por tener más lúpulo en su contenido, por agregarle más malta de cebada, por adicionarle especias de la temporada, por tener mas carácter y cuerpo y por tener más contenido de alcohol. A continuacion me permito recomendar las siguientes 10 cheves que son para tomar en esta temporada y a las que nombro: Las Chicas del Otoño.

1. Stone Vertical Epic Ale(09.09.09)con 8.9% alcohol por volumen.
Elaborada por Stone Brewing Co. en San Marcos, California (condado de San Diego), considerada de las mejores micro cervecerías en EUA. Esta cerveza es al estilo obscura y fuerte de las cheves de Bélgica. Elaboración limitada.

2. Lagunitas A Little Sumpin’Extra Ale con 8.74% a.p.v.
Elaborada por Lagunitas Brewing Co. en Petaluma, California (la capital del pollo). Cerveza al estilo India Pale Ale Imperial (doble). Elaboración limitada.

3. Avery The Kaiser con 9.3% a.p.v.
Elaborada por Avery Brewing Co. en Boulder, Colorado. Cheve al estilo Marzen/OktoberFest. En la etiqueta viene foto del Kaiser Von Bismarck. Elaboración limitada.

4. Dogfish Head Punkin’ Ale con 7.0% a.p.v.
Elaborada por Dogfish Head Craft Brewery en la costa este de EUA, estado de Delaware. Elaborada con calabaza, nuez moscada, canela y pimienta gorda y le va acorde a Halloween. Elaboracion limitada.

5. Paulaner Oktober Fest Marzen con 5.8% a.p.v.
En 1810 el Príncipe Ludwig de Baviera se caso con la Princesa Teresa iniciando el party cervecero más grande del mundo hasta la fecha (OktoberFest). La cervecería Spaten adoptó la lager tipo Viena llamándola Marzen(Marzo). Spaten inventó la cheve tipo Marzen pero Paulaner la perfeccionó. No le puede poner peros a la etiqueta donde muestra una fila de doncellas alemanas acarreando tarros con cheve. Disponibilidad todo el año.

6. Firestone Walker Pale 31 con 4.8% a.p.v.
Elaborada por Firestone Walker Brewing Co. en Paso Robles,California al estilo Pale Ale. Se almacena en barricas de robles,
impartiéndole un sabor muy característico. Muy tomable. Disponibilidad todo el año.

7. Alesmith Speedway Stout con 12.0% a.p.v.
Elaborada por AleSmith Brewing Co. en San Diego,California al estilo Stout Imperial. Alesmith esta considerada dentro de las mejores micro cervecerías en el mundo y esta cheve en particular esta considerada dentro de las 10 mejores en el mundo. Una bomba en cuanto a contenido de alcohol. Disponibilidad todo el año.

8. Sierra Nevada Chico Estate Harvest Wet Hop Ale con 6.7% a p.v.
Elaborada por Sierra Nevada Brewing Co. en Chico, California al estilo India Pale Ale, con ingredientes sembrados y cosechados 100% en los mismos campos de la cerveceria. Es una bomba de lúpulo con aromas de pasto y pino. Elaboración limitada.

9. Ayinger Oktober Fest-Marzen con 5.8% a p.v.
¿Otra cerveza OktoberFest? ¿Estaré obsesionado? Elaborada en la aldea de Aying en Baviera. Es más liviana que sus contrapartes con una vibra de sabor a pan y un acabado refrescante. Disponibilidad todo el año.

10. Russian River Consecration Ale con 10.0% a.p.v.
Elaborada por Russian River Brewing Co. en Santa Rosa, California. al estilo Ale salvaje. Se almacena en barricas que contuvieron vino cabernet sauvignon y le agregan higos y pasas de Corinto. Elaboración limitada.

Estas excelentes cheves las pueden encontrar principalmente en BevMo, directamente en las cervecerías de San Diego y probablemente en Von's. Les deseo una feliz cacería, no se arrepentirán. ¡Promuevan la buena cerveza!

Cheve Meister Rayón

También es profesionista, rockero y amante de la cerveza como su colega Sunshine II.

miércoles, 28 de octubre de 2009

LO NEGRO Y LO AMARGO


Sunshine II

Estoy seguro que durante un instante pensaste que esta era otra de esas columnas enfocadas a enfatizar lo difícil de la crisis financiera actual que agobia a nuestro país y al mundo entero, si embargo me temo que tendré que decepcionarte. Mi idea es hablar de algo más amable que espero logre distraerte un poco de lo negro y lo amargo de nuestro entorno.

Me imagino que en algún momento te has visto en la disyuntiva entre tomarte una cerveza clara o una obscura. Difícil decisión que seguramente has sabido solucionar en nanosegundos sin darle tiempo a quien te ofrece esta opción para que se raje y de deje con la boca seca. Ahora que si quien te la ofrece te cae gordo y quieres que tu interlocutor no te hable por el resto de su vida contéstale algo como “por favor dame una cerveza de unas 18 a 26 unidades SMR y 25 IBUs”. Te aseguro que nunca volverás a pistear con él. Espero poder aclararles un poco esta situación
Espero poder aclarar un poco esto de los SMR y los IBU. Ponerse de acuerdo en cómo medir el color y el amargor de una cerveza no fue cosa fácil. Durante siglos esto probablemente no era algo importante ya que los recipientes en los que se tomaba la cerveza eran de cerámica, metal e incluso madera, lo que no permitía ver el color de la cerveza, pero cuando el vidrio entró a la jugada todo cambió. De repente el color era parte del atractivo de tomar cerveza además de su sabor. De forma muy básica les comento que el color de la cerveza lo determina el grado de tostado de sus granos y el proceso al que éstos se someten antes de envasarla, y el grado de amargor lo determina el estilo y cantidad del lúpulo utilizado.
Para ponerse de acuerdo y tener una referencia que fuera aceptada por los productores de todo el mundo hubieron de reunirse los más importantes maestros cerveceros, malteros y científicos afines en lo que se llamaría la European Brewery Convention (EBC). En ella convinieron (para eso son las convenciones) establecer la escala de color y Amargor EBC que se basa en el Standard Reference Method (SRM) y en la escala International Bitterness Units (IBU). No pretendo ni lejanamente meterme en descifrar y explicar las complejas fórmulas que sustentan estas escalas de medición, mi objetivo estaría conquistado si logro comunicarles cómo esta escala se aplica a las cervezas que todos conocemos.
Las cervezas más claras tienen de un 1 a un 2.5 SMR y las de sabor más suaves tienen menos de 10 IBU. Mientras que las cervezas más obscuras superan los 40 SRM y las más amargas superan los 60 IBU. Vamos poniendo una tablita para ejemplarizar esto:

TABLA DE COLOR EN SRM
Agua 0.0
Light Americana 1 a 2.5
Clara 2.5 a 3.5
Regular 3.5 a 5.5
Ambar Light 5.5 a 10
Ambar Pale 10 a 18
Ambar obscura 18 a 26
Oscura 26 a 40
Negra 40+

TABLA DE AMARGOR EN IBU
Agua 0.0
Light Americana 10-
Lámbicas 11 a 23
Ale Rubia 15 a 30
Marzen 18 a 25
English bitter 20 a 35
Porter 20 a 40
Brown ale 15 a 45
Pilser estilo Bohemia 30 a 45
India Pale Ale 40+
Irish Sotut 25 a 60

Evidentemente el uso que se le da a estas unidades de medida tiene que ver casi exclusivamente con quienes fabrican cerveza, ya que como toda estandarización de conceptos, éstos sirven para que se pongan de acuerdo más eficientemente y pasa a ser parte del lenguaje técnico propio de la industria, mientras que nosotros los sufridos consumidores la hacemos simplemente con decir “dame una Light o una oscura”.
Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza. Exploren.


Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

viernes, 9 de octubre de 2009

CUÁNDO SE INVENTÓ LA CERVEZA


Por: Sunshine II

Antes que nada quiero agradecer la gran cantidad de correos con comentarios, aportaciones y consejos que me han dado en relación a esta columna. Eso significa dos cosas: la primera es que –contrario a lo que muchos opinan- la gente sí lee, y la segunda es que –como ya sospechábamos- a la gente le encanta la cerveza. Una vez más compruebo que en cuestión de bebidas espirituosas la vocación de Mexicali es la cerveza.
Muchos me han sugerido que les hable sobre el origen de la cerveza. Con gusto les platicaré aquí lo que yo sé al respecto.
Comenzaré por decirles que de acuerdo al profesor Solomon Katz de la universidad de Pensilvania, la receta escrita más antigua que se conoce es la de la cerveza. Data de aproximadamente 4,000 años y fue escrita como himno a la diosa Ninkasi “la diosa que sacia el corazón”. No se necesita ser un genio para deducir que si alguien se tomó la molestia de escribir sobre una tablillas de arcilla una receta, significa que ya tenían muchos siglos fabricándola. Algunos hablan de que hace 9,000 años ya se fabricaba cerveza, esto basándose en residuos encontrados en pedazos de cerámica que datan de esa época. De nuevo no es necesario hacer muchas cuentas para enterarse de que este dato nos ubica antes de las dinastías faraónicas de Egipto, o sea que, contra lo que muchos creen, la cerveza no la inventaron los egipcios.
Al estudiar un poco de historia…o en este caso de prehistoria, notaremos que estas épocas coinciden con dos hechos fundamentales en la evolución de nuestras sociedades. El primero es que por aquellos años el hombre “domesticó” la agricultura que consistía esencialmente en granos como la cebada y el trigo, y esto ayudó a que los grupos humanos –antes nómadas por necesidad- ahora podían establecerse en un lugar viviendo de sus tierritas y sus animalitos, dando con esto lugar, y este es el segundo hecho, al nacimiento de las sociedades civilizadas o séase de las ciudades. ¿Y dónde sucedió esto? Pues en varias partes de nuestro planeta al mismo tiempo, pero la que para efectos de imaginarnos la historia de la cheve nos incumbe, es entre los ríos Tigris y el Eúfrates, es decir, en Mesopotamia.
Cabe recordar que hace aproximadamente 11,000 años durante el Neolítico temprano y hacia el final de la última glaciación, esa zona hoy desértica como consecuencia del calentamiento de la Tierra, era un verdadero paraíso para la agricultura.
Resulta también curioso anotar que en aquellos tiempos la cerveza era elaborada más con fines alimenticios que recreativos. Los cultivos de cebada y trigo eran en su mayoría dedicados a fabricar cerveza más que pan. Los sagaces lectores habrán notado que la receta es muy parecida (parafraseando a mi amigo gurú y Cheve Meister Mariano: “la cerveza es pan líquido”).
Así pues, la cerveza es cerveza casi desde que el hombre es hombre….o por lo menos desde que se puso en paz y decidió ponerse a fundar aldeas.
Es importante aclarar que los tipos de cerveza que actualmente conocemos no se parecen en nada a lo que tomaban nuestros prehistóricos ancestros. Lo que nosotros tomamos hoy esta corregido y aumentado por los señores de la Europa central, que fueron los ganones con esto del calentamiento global, ya que los climas benignos para la agricultura y la abundancia de agua se mudaron hacia esa región que actualmente comprenden países como Alemania, Bélgica, República Checa, Austria, Holanda y Polonia.
Resulta paradójico pensar que siendo la cerveza la bebida más antigua inventada por el hombre y la más consumida a nivel mundial en nuestros días, sea al mismo tiempo tan poco conocida en el amplio sentido de la palabra, ya que nuestra aproximación a ella suele limitarse a uno o dos estilos de los cientos que existen sobre la faz de la tierra.

Sunshine II es comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza de toda la vida. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

MÉXICO Y LA CERVEZA (3ra. y última parte con aterrizaje en la Baja)


Por: Sunshine II



Y ya para terminar con esta azarosa y historia de la cerveza en nuestro temido y querido México, aterrizaré en el Estado Número 29, ó sea Baja California. Sé que muchos datos han quedado al margen de este apretadísimo compendió de tres partes, comprenderán que resulta imposible sintetizar casi 500 años de una historia que inició apenas 20 años después de la caída de la Gran Tenochtitlan.
Para 1918 ya había 36 cervecerías repartidas por todo el territorio nacional, esto se lo debemos en gran medida a la famosa prohibición decretada por el gobierno gringo a todo tipo de actividades para el solaz y esparcimiento de nuestro primos del norte. De este lado de la frontera las cosas eran muy diferentes y, por efecto de la ley de la oferta y la demanda, nos tocó a nosotros ofertar lo que los gabachos demandaban….y lo demandaban con muchas ganas. En ese entorno comercial de “todo se vale” florecieron los bares, los casinos, los prostíbulos, trayendo grandes beneficios económicos a la zona fronteriza de nuestro país. Se empezó fabricar y a comercializar localmente de todo; brandy, aguardiente de la peor calidad, opio (que en esos tiempos era legal) y todos los etcéteras que se puedan ustedes imaginar….todos.
Es entonces cuando, y al márgen del contexto de productos chafas que abundaban, surge la primera industria cervecera formal en nuestro estado: la Mexicali Brewery y la Aztec Brewing Company que arrancan duro y maciso con la década de 1920, gracias al impulso de los empresarios Miguel González y Heraclio Ochoa. A lo largo de sus 53 años de existencia esta marca se convirtió en orgullo y emblema de Mexicali, hasta que en 1973 cierra sus puertas. Esta cerveza tipo Pilsen marcó el gusto de los bajacalifornianos en general, ya que se consumía también abundantemente en otras ciudades fronterizas, especialmente Tijuana con todo y su “leyenda negra” que llevó al gobierno del presidente Emilio Portes Gil a implementara sin éxito su Campaña Antialcohólica de México en mayo de 1929. Esta campaña sirvió para lo que ustedes ya saben, a pesar de que en 1933 se aplicó a nivel nacional.
La Mexicali resurgió posteriormente bajo condiciones totalmente diferentes a las que la originaron y desde entonces ha luchado por recuperar algo del mercado que acaparan sus lapidarios competidores.
En1943 se funda la cervecería Tecate, en la risueña ciudad del mismo nombre, aunque solamente 11 años después, en 1954, esta fábrica es adquirida por la Cervecería Cuauhtémoc. El éxito de esta marca ha sido más que evidente a lo largo de los años. La Tecate es definitivamente la cerveza de mayor venta en nuestro Estado y en gran parte del noroeste del país. Esta Lager ligera, dulce y aromática heredó el fértil mercado que alguna vez dominó La Mexicali, haciéndolo crecer exponencialmente.
Tuvieron que pasar cerca de 67 años más para que surgiera otra excepcional empresa cervecera, ahora en la coqueta Tijuana que, además de perder flores, fabrica algunas de las mejores cervezas del país. Por supuesto hablo de la Cerveza Tijuana que con sus diferentes estilos de Lager ofrecen al cervecero de corazón sabores, olores y texturas que no habíamos encontrado antes por estos rumbos. A finales del 2000 tuve la fortuna de caer en la pequeña Taberna que instalaron junto a su planta de producción y donde se ofrece cerveza fresca y sabrosa. No podía creer que estuviera probando una cerveza fabricada en Baja California. Afortunadamente esta empresa ha permanecido vigente por casi 10 años y, aunque no la venden en ningún restaurante o bar que yo conozca en Mexicali, es posible encontrarla en el Smart & Final y el Calimax.
Termino mi periplo literario/cervecero con otro de los grandes aciertos en la fabricación de cerveza de nuestro estado, en nuestro país y fuera de él. Me refiero a la Cerveza Cucapá que en el año 2002 empieza a fabricar lo que, desde mi humilde punto de vista, son las Ales mejor hechas de México. Este punto de vista afortunadamente es compartido por mucha gente….desafortunadamente fuera de nuestro país. Aquí se aplica tristemente la frase “nadie es profeta en su tierra”, ya que la Cucapá a pesar de ser una cerveza desdeñada por sus coterráneos ha sido objeto de reconocimientos importantísimos fuera de nuestro país a pesar de ser una empresa tan joven. Y para muestra basta un botón: una de las revistas más importantes del medio cervecero en Estados Unidos, la Draft Magazine, acaba de incluir a Cucapá en su lista de los nueve innovadores de la industria cervecera artesanal (si quieren leer el artículo completo, ingresen http://draftmag.com/magazine/articles/66 para que se entren del chisme completo. Felicito desde aquí al los “Marios” García, papá e hijo, y a todo su equipo de trabajo por este reconocimiento.
Ahora sí, aquí le paro con esto de la Cerveza en México. Espero que con tanta información te hayan dado ganas de echarte una cheve helada. Adelante.
Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza. Exploren.


Sunshine II es mexicalense, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. Si te interesa algún artículo anterior o tienes algún comentario escribe a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

MÉXICO Y LA CERVEZA (2nda. Parte)


Por: Sunshine II


Vamos a seguirle con lo que empezamos la semana pasada relacionado con la cerveza en México ¿sale?
Ya hablamos de que la Nueva España es el primer lugar donde se funda una cervecería y que desde entonces todo ha ido viento en popa para la industria cervecera nacional.
En nuestros días la influencia de la Cerveza en la economía nacional es indiscutible. La cadena de actividades productivas que se eslabonan para que esta industria funcione es muy, nada más pónganse a pensar en todo lo que se involucra en este proceso de fabricar y llevar una cerveza hasta tus labios: entra la industria agrícola con la generación de granos, la química que produce los insecticidas y fertilizantes, molinos, el transporte que lleva la materia prima a la planta y luego el producto terminado a la red de distribución, papel y cartón, vidrio, metales, electricidad, aduanas, recreación y esparcimiento, pasando por la industria de la comunicación….y síganle echando. Más de la mitad de las actividades productivas del país están metidas en el ajo.
Se calcula que más de un millón de empleos (directos e indirectos) se los debemos a la cerveza. Las divisas generadas superan por mucho a otros productos tradicionales como el café, el tequila y las coyotas de Doña Mary, y ha colocado a México como uno de los cinco países exportadores de cerveza más importantes de todo el mundo. Ya se imaginarán la cantidad de lana que esta industria mete a las arcas de nuestra querida Secretaría de Hacienda por concepto de Impuestos Especiales a la Producción de Cerveza, IVA, ISR, Impuestos al Activo y Derechos de los estados y Municipios más lo que se acumule. Finalmente podemos concluir que quienes somos proclives a la pistiada contribuimos bien, bonito y puntualmente al progreso del país, por lo que deberían de tratarnos mejor ¿no?
En los últimos 15 ó 20 años se ha observado un sensible incremento en la preferencia de la población hacia la cerveza, debido principalmente a tres factores: mayor eficiencia de los proceso de distribución, cada vez la consumen más los jóvenes de 18 años en adelante y cada vez la consumen más las mujeres.
He recibido con gran beneplácito la noticia de que las variedades de cerveza que se fabrican en nuestro país se empieza a incrementar poco a poco. Creo que desde que el emperador wannabe Maximiliano de Habsburgo nos hizo el favor de traer el estilo Lager tipo Viena, nos habíamos estancado horrores haciendo Lagers tipo Pilsen sin muchas pretensiones adicionales. Ahora veo que ya Cuauhtémoc Moctezuma ha lanzado una cerveza de trigo y que las Ales empiezan a hacerle la lucha esperando que alguien les haga caso.
Amigo y amigas, cerveceros todos, le paramos aquí antes de abrumarlos más con datos inútiles pero entretenidos. Le seguimos en el siguiente artículo ya para cerrar este asunto de la Cerveza en México y pasar a más felices escenarios.
Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza. Exploren.

Sunshine II es mexicalense, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. Si te interesa algún artículo anterior o tienes algún comentario escribe a javier@doblearticulacion.com.
www.chevestuff.blogspot.com

MÉXICO Y LA CERVEZA (1ra. Parte)


Por: Sunshine II

Vamos empezando por decir que la primer cervecería comercial del Nuevo Mundo se estableció en México. Ya se imaginarán que el tema da para más de un artículo. ¿Nos aventamos con el primero? Sale y vale.
El romance de los mexicanos con la cerveza se remonta allá por el año de 1540 cuando se emitió la primer solicitud para fabricar cerveza en la Nueva España. Cuatro años después ya estábamos fabricándola y empezamos a consumirla de a poquito en poquito. Tomarle el gusto a la cheve nos llevó un buen número de años ya que como de todos es sabido la bebida tradicional de nuestros antepasados era el pulque. Esta deliciosa bebida que todavía se consume en muchos estados de la república, no solamente nos remonta a nuestras más profundas raíces culturales desde el punto de vista histórico, sino incluso divino, ya que era una bebida ritual, un vehículo de contacto con la divinidad. De alguna manera el pulque fue para nuestros ancestros lo que el vino para los católicos, o el peyote para unos amigos míos de la sierra de Durango.
Déjenme darle unos datos curiosos sobre el pulque:
En 1857 la producción de bebidas alcohólicas en México (hablamos del centro del país, que es de donde se tienen registros) indicaba que se anualmente se procesaban 4’377,600 litros de pulque y 12,000 barriles de aguardiente, cantidad que resulta verdaderamente impresionante si consideramos que en esos años la Ciudad de México contaba apenas con 200,000 chilangos. Si hacen cuentas notarán que ésto representa 22 litros por persona por año, alrededor del 50% del consumo promedio de cerveza en nuestro país por estos días…¡zaz!
El camino ha sido largo y sinuoso, como acertadamente dijeron Lennon & McCartney. Hoy nuestro país ocupa el lugar número 32 en el consumo de cerveza con más o menos 53 litros per cápita. Nos falta rato para alcanzar a nuestros hermanos de la República Checa que se enjuagan alrededor de 160 litros por bragueta.
La producción de cerveza a nivel industrial empezó en la ciudad de Monterrey en 1890, al fundarse la Cervecería Cuauhtémoc que producía 10,000 barriles diarios. Cuatro años, en 1894, arranca en Orizaba, Veracruz, la Cervecería Moctezuma y en 1925 la Cervecería Modelo en el Distrito Federal.
Como que los mexicanos le estábamos agarrando gusto a la cerveza y lo que siguió sólo fue cuestión de tenacidad; a partir de los años cuarentas el crecimiento de esta industria fue exponencial. En los sesentas y setentas el fuerte incremento de la población urbana, los avances tecnológicos y la ampliación de las cadenas de distribución aumentó a niveles insospechados el consumo de cerveza.
Bien mis asiduos y no asiduos lectores. Con tanto dato inútil pero entretenido me dieron ganas de aniquilar una Pale Ale que tengo en el refrigerador esperándome desde hace varios días. Le seguimos con algo más de los antecedentes y actualidades de la cerveza en nuestro país la próxima semana. Les recomiendo que si les entra la angustia por saber cómo acabará esto, se relajen con una buena cerveza helada.
Exploren. Recuerden que el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina, en todo caso ahí empieza.

Sunshine II,mexicalense, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

CERVEZA Y VINO

Por: Javier "Sunshine II" Sánchez

Resulta muy común que la gente tienda a marcar una línea divisoria entre la cerveza y el vino, casi una frontera que requiere de permiso para cruzarse y que, como toda frontera, eventualmente genera fricciones. Los “hop heads (cabezas de lúpulo) de un lado y los “Grape Heads (cabezas de uva)” de otro pelándose los dientes. Quienes están de un lado voltean hacia el lado opuesto en actitud peyorativa que esconde una sorda lucha por la posesión de la verdad única…como si ésta existiera.
Resulta patético ver como algunas personas encuentran en la cerveza o en el vino una cárcel, más que un campo abierto al placer y a la convivencia humana, sin darse cuenta de que entre ambas bebidas hay más semejanzas que diferencias y sin reparar en el hecho de que ambas finalmente nos transportan al mismo lugar, sólo que por diferentes rutas.
Entre la cerveza y el vino existen más coincidencias que diferencias. Los vinos se hacer a base de uva (en raras ocasiones se usan otras frutas), en tanto que las cervezas se hacen con base en granos, generalmente cebada. El proceso de fabricación es la fermentación y frecuentemente comparten productos naturales que les dan a ambos su aroma y su gusto. Si se destila vino se obtiene brandy, y si se destila cerveza se produce whisky.
Existen vinos y cervezas para diferentes ocasiones, para diferentes estados de ánimo y para diferentes propósitos. Algunos beben para quitarse la sed y refrescarse, otros beben para tomar fuerzas y proseguir con sus labores, otros por placer, otros para acompañar sus comidas, o para atreverse a socializar o acercarse a la persona que le gusta, y otros beben simplemente para emborracharse y olvidarse de la Secretaría de Hacienda y demás penurias de este mundo falaz y traicionero. Para cada necesidad específica existe un tipo de cerveza y un tipo de vino que encaja perfectamente en el logro del fin buscado.
Llegar a un restaurante y pedir “una cerveza” equivale a pedirle al mesero “un plato de comida”, o “un vino”. Por lo menos debemos orientar mínimamente al mesero diciéndole qué nos apetece en ese momento ¿Queremos carne, mariscos, vegetales?¿vino blanco o rojo?¿cerveza obscura o clara? Aun con las limitadas opciones que tenemos en Mexicali (en lo que a cervezas se refiere) esto es posible.
Me permitiré en este escrito echar mano de la “Guía de la cerveza para los amantes del Vino” que el escritor inglés y original Cazador de Cervezas Michael Jackson (nada qué ver con el célebre cantautor recientemente fallecido) nos proporciona en una de sus múltiples aportaciones literarias:
“Usted es amante del vino, pero en ocasiones toma una cerveza. De acuerdo con el vino que prefiere, he aquí la cerveza que le puede gustar. No tiene el mismo sabor del vino (usted quería una cerveza), pero estará de acuerdo con su paladar.
- Blanco seco: una auténtica Pilsen lupulizada.
- Gewürztraminer: una lagen estilo Viena, picante, o una lager más oscura tipo Munich.
- Champaña: una cerveza de trigo.
- Blush Zinfandel o Champaña rosada: una Framboise (cerveza de frambueza).
- Cavernet Sauvignon: una Ale afrutada estilo inglés, o una IPA (India Pale Ale) americana de roble.
- Pinot Noir: una Ale escocesa o belga.
- Fino: una cerveza lambic.
- Amontillado: una Porter o una Stout seca.
- Oporto: una Ale oscura trapense con un cierto tiempo de envejecimiento en la botella.”


Cerveceros y vineros del mundo, uníos. Al ampliar nuestras posibilidades todos salimos ganando.
Recuerden cerveceros cofrades, el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina. Atrévanse a explorar más allá.

Javier "Sunshine II" Sánchez es comunicólogo, publicista, rockero y cerveciáfilo. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

LOS MONJES TRAPENSES Y LA CERVEZA


Sunshine II

En la edad media estuvimos a punto de quedarnos sin cerveza. Hasta la piel se pone chinita nomás de imaginarme lo que sería el mundo en nuestros días sin este vital líquido que hace tan felices a millones y millones de seres humanos. Lo paradójico de esto es que quienes salvaron al planeta de tal hecatombe fueron los mismos que siglos después lo condenarían airadamente: los católicos. O sea que podemos afirmar quede alguna manera fue la intervención divina lo que nos salvó de semejante tragedia.
La edad media trastocó en muchos sentidos el orden social. Muchas de las costumbres y prácticas comerciales de la época fueron afectadas y entre ellas, evidentemente, estaba la agricultura y por ende la producción de granos y cerveza. Las abadías cristianas se convirtieron entonces en centros agrícolas “protegidas” y además concentraron muchos de los conocimientos científicos ente los que se encontraba la producción de cerveza. Básicamente la producían por tres razones. La primera porque constituía un excelente alimento para los mismos monjes, sobre todo en las épocas cuaresmales de ayuno en las que no podían probar alimentos sólidos. El consumo dentro de esos centros religiosos alcanzó volúmenes impresionantes, ya que a cada monje se le permitía que tomara hasta cinco litro de cerveza diarios. La segunda razón es que se usaba como alimento para los muchos peregrinos que huyendo de las guerras y las persecuciones frecuentemente tocaban a las puertas de las abadías. Y la tercer razón, y quizá la más importante, fue que resultó ser una excelente fuente de financiamiento para esas comunidades religiosas. La venta en las cantinas de las abadías permitió a los monasterios acumular una gran cantidad de recursos económicos que fueron muy bien vistos y fomentados por las autoridades eclesiásticas. La censura cristiana al alto consumo de bebidas alcohólicas, sobre todo de los protestantes, es una postura relativamente reciente.
Actualmente todas las abadías que producen cerveza son católicas romanas y son únicamente seis. Cinco de ellas se encuentran en Bélgica: Chimay, Orval, Rochefort, Westmalle y Sint Sixtus, en Westvleteren, y una en Holanda: Schaapskooi, en Koningshoeven. Todas pertenecen a la orden Trapense originalmente surgida en el monasterio Cisterciense de La Trappe, Francia cuyos monges huyeron a Bélgica y Holanda durante la revolución francesa. El término trapense es legalmente una denominación de origen y no un estilo de cerveza.
Todas las cervezas que estos monasterios producen tienen una serie de características comúnes: son Ales de fermentación alta y están acondicionadas en botella. Su sabor es fuerte y con abundantes sedimentos de levadura, afrutados y aromáticos. La mayoría son dulces aunque hay algunas secas. Estas cervezas no son tan fáciles de encontrar en restaurantes (bueno…en México yo diría que es imposible) aunque si vas a Estados Unidos no está de más preguntarle al mesero si las tienen. Lo más fácil es ir a tiendas especializadas, como BevMo en San Diego, donde permanentemente encontrarás una o varias de estas cervezas trapenses.
Es común confundir las cervezas trapenses con las denominadas cervezas de abadía. Sin duda hay elementos que las relacionan sin embargo éstas merecen por sí mismas un artículo que en un futuro le dedicaré.
Recuerden: el mundo de la cerveza no termina en la tienda de la esquina. Busquen, experimenten y sorpréndanse.
Por último quiero desearle la mejor de las suertes a mi amigo y Cheve Meister Mariano Rayón, quien se dará un entrón con nuestros amigos ensenadenses en su terreno en una plática dedicada precisamente a las cervezas trapenses.

Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

DE SEGURO FUE UNA PILSEN


Sunshine II

La primer cerveza que seguramente todos los mexicanos tomamos fue una pilsen (pilsner, pilsener, pils, Plzeñ, díganle como se les facilite más) . Sobre todo los mexicalenses.
Recuerdo vívidamente cuando de chico mi papá nos llevaba los domingos a la comida china. Después de acomodar a toda la prole en sus respectivas sillas, lo primero que pedía al mesero era una “catedral”, es decir una cerveza Mexicali en una de sus presentaciones más populares de esa época. Fue ahí donde probé por primera vez la cerveza. “Cerveza Mexicali y comida china… positivamente no hay mejor” decía don Augusto Hernández Bermúdez por la radio hablando del primer maridaje publicitado del que tengo memoria.
La cerveza Mexicali fue el orgullo local, fue la cerveza de mayor consumo, fue una de las industrias regionales más importantes, fue la que moldeó nuestro gusto hacia este estilo de cerveza…y era una Pilsen.
Hasta 1842 todas las cervezas que se fabricaban en el mundo eran turbias u obscuras. Todo esto cambió cuando una nueva cervecería fundada en Bohemia, en una pequeña ciudad llamada Plzeñ, se empezó a fabricar un nuevo estilo de cerveza que utilizando el método lager resultaba ser dorada y transparente. A partir de entonces este estilo ha sido el más ampliamente producido en todo el mundo hasta nuestros días.
Pero…¿y por qué si durante siglos la cerveza había sido oscura y turbia, súbitamente la transparencia y claridad fueron tan importantes? La respuesta es muy simple: antes el líquido que se tomaban no se veía porque los recipientes para beber eran opacos, de metal, barro, madera o de piel. Por aquellos años los recipientes de vidrio empezaron a utilizarse comúnmente y el color de la cerveza resultó novedoso, muy atractivo y apetitoso a la vista.
Se le atribuye la creación de esta cerveza a un tosco campesino y cervecero de la ciudad de Vilshofen, Baviera, llamado Josef Grolle. El señor Grolle en su búsqueda para producir una lager oscura que compitiera con las cervezas Bávaras que invadían el mercado, creó –algunos dicen que por accidente- esta cerveza clara y dorada. Sea cual sea la historia real, la ciudad de Plzeñ se hizo famosa alrededor del mundo y la comunidad agradecida otorgó al Sr. Grolle el título de su primer maestro cervecero.
La cervecería original aun está en operaciones y vende su cerveza en muchos países del mundo bajo la marca Pilsner Urquell (esta segunda palabra significa “fuente original”, en un intento por proteger la originalidad del producto, ya que en aquellos años no existía la “denominación de origen”, por lo que Pilsner se convirtió en un estilo de cerveza y no en un producto exclusivo de esa ciudad).
La pilsen original tiene un sabor seco, robusto y amargo por su contenido de lúpulo, mientas que las pilsen que se fabrican fuera de la república Checha se van más por el color y la transparencia que por el sabor, tienden a ser más dulces y ligeras, más comercializables ante un mercado de gustos menos comprometidos. Las cervezas de mayor consumo en Mexicali sigue siendo la lager tipo pilsen y prácticamente toda cerveza que no nos sepa a este estilo, lo dejamos a un lado y le hacemos gestos. Resulta difícil que ese gusto varíe en el corto plazo, ya que nos evoca toda nuestra formación como tomadores de cerveza. Sin embargo vale la pena probar “otras” pilsen para poder comparar la calidad de aquellas marcas a las que estamos acostumbrados.
Los exhorto de nuevo a explorar el mundo de la cerveza que no termina en la tienda de la esquina. Consuman lo que el país produce, pero arriésguense a probar también las cervezas que el país no produce…ni producirá jamás.
TIP: La Pilsner Urquell la pueden conseguir en San Diego en tiendas como BevMo. Si tienen oportunidad de comprarse un seis, le prometo que no se decepcionarán y querrán volver por más. Igual pueden ir a restaurantes de El Centro, Yuma o San Diego y preguntarle al mesero sobre una buena pilsen europea, seguramente se llevarán una agradable sorpresa.


Sunshine II, comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

GUINNESS


Por: Sunshine II

Voy a darme el gusto de dedicarle esta columna a mi cerveza preferida: la GUINNESS (así, con mayúsculas).
Déjenme decirles que al igual que un niño anhela su primer viaje a Disneylandia, yo durante varios lustros soñé con visitar la fábrica de esta cerveza que desde hace 250 años nos ofrecen los herederos de la tradición iniciada por Arthur Guinness.
Fue en 2007 cuando junto con un pequeño grupo de amigos mexicalenses también amantes de esta cerveza, tuve la oportunidad de visitar el distrito de The Liberties en el antiguo Dublín donde hasta la fecha se fabrica esta cerveza. Aun existe la puerta que en 1760 el Sr. Guinness construyó y decoró con un relieve de Ceres, la diosa romana de los cereales. Junto a ella se extienden las casas georgianas que construyó para que vivieran sus trabajadores y donde también él vivió. Actualmente el director de la empresa sigue teniendo sus oficinas en una de esas casas. El antiguo almacén de lúpulo construído en 1870 fue transformado en un moderno museo en cuya azotea se encuentra un bar con paredes de cristal que permiten ver toda la ciudad de Dublín mientras tomas alguno de los estilos de cerveza que ahí se ofrecen a los visitantes de todos los rincones del mundo. Los Dublinenses se parecen a los mexicanos, quizá por eso se siente uno como en casa. Son platicadores y gritones, alegres y muy pistiadores. Les encanta reunirse en los tradicionales y atestados Pubs a platicar con cualquiera que tenga una “pint of Guinness” en la mano sin importar de dónde sea. En menos de lo que te imaginas ya estás enfrascado con un grupo de “cabezas naranja” brindando por el arpa irlandesa o por el águila azteca.
El aire de Dublín huele a café tostado debido al proceso de fabricación de GUINNESS, que consume las 2/3 partes de la producción total de cebada del país y 8 millones de litro de agua diariamente.
La GUINNESS es una Ale, es decir, su fermentación es alta, lo que le da un sabor profundo, invasivo y extremadamente golpeador, aunque, contrariamente a lo que muchos piensan, su contenido de alcohol no es mayor que el de una cerveza tipo americana que ronda en el 6%. Actualmente se elabora aproximadamente seis o siete versiones principales de GUINNESS de un total de 19 variaciones. Exporta aproximadamente el 40% de su producción a más de 120 países.
Esta cerveza la podemos conseguir los mexicalenses solamente con cruzar la frontera, e incluso eventualmente en mercados locales. Las versiones GUINNESS para el mercado americano incluyen la Stout (la cerveza más obscura del mundo), la Porter e incluso una versión en lata de la Draft (cerveza de barril), que patentó un novedoso sistema en el que cada lata contiene una cápsula de nitrógeno que es liberado al abrir el recipiente, esto con el fin de aproximar su sabor y textura a la original cerveza de barril. Durante este año se editó la GUINNESS 250 para conmemorar ese mismo número de años de su fundación. Desgraciadamente esa cerveza que es mucho más ligera y refrescante que la original, solamente se venderá en Estados Unidos hasta el mes de noviembre de este año. Si encuentras un six te recomiendo que no lo dejes vivo.
Amigos y amigas, hedonistas de mexicali…..arriésguense a probar todo tipo de cervezas. Les aseguro que no se arrepentirán de haberse dado esa oportunidad. El mundo de la cerveza es inmenso y lleno de agradables sorpresas, no nos limitemos a la que venden en la esquina, atrévanse a ir un poquito más allá de vez en cuando.


Sunshine II es comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza de toda la vida. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

¿HAS TOMADO LAS DE TRIGO?


Por: Sunshine II

Mexicali es un lugar muy diferente a las regiones en las que surgieron los tipos y estilos de cerveza que existen. De los verdes valles del centro de Europa irrigados por ríos extensos y fríos, a nuestros desiertos calientes y secos hay – sin la menor de las dudas- una gran diferencia. No obstante algo nos une con aquellos lugares al grado de que los mexicalenses hemos desarrollado una vocación cervecera como pocos lugares del mundo. La cerveza es parte de nuestra cultura local, de nuestras tradiciones, de nuestra forma de convivir con los demás al grado de que es impensable encontrarse con alguien sin que, acto seguido, destapemos una helada para celebrar el momento.
Lo que se me hace extraño de todo esto que les platico no es que seamos proclives a tomar cerveza, sino que no hayamos desarrollado el gusto por un estilo de cerveza que además nos conecta sin mayor trámite con nuestra geografía, con nuestras raíces y nuestra corta historia de manera casi genética (por lo menos el papá de su seguro servidor sembró en el valle de Mexicali muchas toneladas de este grano maravilloso). Me refiero a la cerveza de trigo.
Aquí tomamos cerveza tipo Lager, principalmente del estilo Pilsner. Ese es el sabor que mejor se ha adaptado a nuestro carácter, a nuestro clima y a la necesidad de refrescarnos a como dé lugar. Sin embargo estoy cierto de que hemos desdeñado las virtudes de la cerveza de trigo que resulta ser igualmente refrescante y fascinante.
Las cervezas de trigo son también llamadas cervezas blancas por su aspecto turbio y neblinoso debido a que no suelen filtrarse –como lo hacen las Pilsner- lo que les dá matices naranjas y dorados opacos. Son cervezas de fermentación alta que utilizan una mezcla de trigo y cebada que le dan un sabor definido, casi como a pan recién hecho. Su aroma es ácido y refrescante como una naranja recién cortada y su espuma densa ayuda a contener su sabor dentro del vaso. Es frecuente que al pedirla en un restaurante o una taberna el vaso venga adornado con una delgada rebanada de naranja que ayuda a definir aun más su refrescante aroma y sabor.
Este estilo de cerveza que se produce abundantemente en Alemania y Bélgica (incluso durante un tiempo fue de producción exclusiva para la realeza Bávara) solía ser producida como cerveza de verano, pero su creciente popularidad la ha llevado a producirse durante todo el año. Entre otra de las curiosidades relacionadas con este estilo de cerveza es que la marca Weihenstephaner Hefeweisen es una de las preferidas del Papa Benedicto XVI, junto con la Ale inglesa Spitfire.
Cada que se presenta la oportunidad de invitar una cerveza de trigo a algún amigo, noto con gusto que aunque el sabor es nuevo para él, la disfrutan enormemente y terminan por pedir otra y otra más. Hasta la fecha no conozco a ningún mexicalense que le haya hecho el feo a una buena cerveza de trigo.
Desgraciadamente ninguna cerveza de trigo es vendida en Mexicali. Afortunadamente al cruzar la frontera la encontramos en muchas partes.
Dense la libertad de aventurarse más allá de lo tradicional, de lo que toman todos los días. El mundo de la cerveza es muy amplio y muy poco explorado por los mexicanos. No obstante que es la bebida alcohólica más consumida en nuestro país, es paradójicamente una de las menos conocidas.

Sunshine II es comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza de toda la vida. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com
www.chevestuff.blogspot.com

UN PATIO DE DIVERSIONES CON DOS ENTRADAS


Por Sunshine II
Vamos empezando por la parte más fácil: cuando alguien te pregunte cuántos tipos de cerveza conoces, diles que dos……porque si dices que conoces más, vas a “sonar bofo”, por la sencilla razón de que en este mundo solamente existen ese número de tipos de cerveza. Y se llaman ALE y la otra LAGER.
Todas las cervezas durante su proceso de fabricación pasan por una etapa de fermentación, en la que por obra y gracias a las levaduras transforman los azúcares en alcohol. La diferencia entre las Ales y las Lagers es que las primeras fermentan arriba del tanque y las segundas en el fondo. De ahí que también se le conozca como cervezas de fermentación alta y de fermentación baja.
Estos dos procesos de fermentación dan como resultado cervezas con sabores muy diferentes, pero igualmente deliciosos….todo es cuestión de gustos.
Dentro de la familia de las Ales y de las Lagers existen muchos estilos diferentes y nadie termina de ponerse de acuerdo en cuántas son; unos dice que 70, otros que hay muchas más y otros que menos. Lo cierto es que tal variedad de estilos de cerveza nos ofrece un amplio patio de juego para el paladar y los sentidos. Y si a esto le sumamos que cada fabricante tiene “su librito” para fabricarlo un estilo de cerveza, la cosa se pone aun mejor.
Las cervezas de fermentación Alta son las más antiguas del mundo. Los primeros fabricantes de cerveza de hace miles de años utilizaban este método para fabricarla y la utilizaban como alimento. Esta fue la única forma de fabricar cerveza utilizada durante miles de años. No fue sino hasta mediados del siglo XIX cuando se empezaron a fabricar comercialmente las cervezas de Fermentación Baja, gracias la las nuevas técnicas de frío artificial producto de los grandes avances tecnológicos que se dieron sobre todo en Europa.
A partir de entonces tanto las Ales como las Lagers se han diversificado profusamente hasta darnos una amplísima variedad de estilos que van desde las más claras hasta las más obscuras, desde las más dulces hasta las más amargas y desde las más transparentes hasta las más densas y turbias.
Las Lagers son las cervezas más difundidas en el mundo. En prácticamente cada región de nuestro planeta se fabrica alguna Lager, prácticamente a cualquier país que vayas encontrarás alguna cerveza de fabricación nacional, sin importar si estás en el caribe, en el desierto, en la montaña o cerca de los polos. De hecho la cerveza tipo Lager es la que consumimos aquí desde que Mexicali es Mexicali, particularmente el estilo Pilsner, caracterizada por su transparencia y color dorado. Esta es nuestra referencia cuando buscamos una cerveza en cualquier lugar al que vamos. Rara vez nos aventuramos a buscar nuevos sabores.
Las Ales, con sus sabores robustos y olores definidos hasta hace muy pocos años se fabricaban principalmente en los países fríos del norte de Europa y su exportación al resto del mundo era limitada. Hace apenas una década que este tipo de cerveza empezó a popularizarse en estados Unidos y, por ende en otros países del mundo, al grado de que se fabrica ya regularmente en nuestro continente e incluso en nuestro país. Te recomiendo que experimentes alguna vez con este tipo de cervezas, son toda una nueva dimensión.
Sunshine II es comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza de toda la vida. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com

EN MEXICALI NO SABEMOS NADA SOBRE CERVEZA


Por Sunshine II
Decir esto en Mexicali un sábado de verano por la tarde frente a un grupo de amigos que recién acaban de ver un partido de futbol en el que no ganó su equipo preferido, créanme que no es una buena idea. Sobre todo si cada uno de los presentes tiene entre pecho y espalda varios decilitros del vital líquido ambarino …y sin embargo se me ocurrió decirlo. Al pequeño silencio inicial le siguieron una serie de adjetivos nada elegantes provenientes de todos los presentes dirigidos a quien les habla. No me quedó otro remedio que tratar de explicarle al hostil auditorio las razones que me llevaron decir tal herejía, con el riesgo de salir más raspado de lo que ya estaba.
“Díganme –les pregunté- de qué está hecha la cerveza” Inmediatamente alguno contestó “pues de cebada….¿no?” mientras daba un sorbo a su vaso. Los demás asintieron en su apoyo y voltearon a verme triunfantes. “¿y de qué más?” volví a preguntar. “híjole pues tu lo que quieres que te pasemos toda la receta. Yo que sé qué otras cosas tiene, yo nomás me la tomo y ya”…y ahí terminó el tema volviendo al asunto de si metió la pata el entrenador o no. Para mis adentros repetí ….” Definitivamente no sabemos nada sobre cerveza”.
Resulta muy curioso que en una ciudad con vocación cervecera como Mexicali, donde la cerveza forma parte de nuestra cultura local y de nuestra historia personal (¿quién no tiene anécdotas que contar relacionadas con uno o varios tarros de cerveza fría?), pocas personas nos hagamos las preguntas obvias “¿Quién inventó la cerveza?¿Hace mucho?¿Cuántos tipos de cerveza existen?¿Cuántos pueden conseguirse en Mexicali?¿Por qué unas son obscuras y otras claras?¿Conocen las cervezas dulces? ¿Con qué comidas se llevan bien las distintas cervezas?¿Se fabrica cerveza en Mexicali?¿Cuántas?
Gracias a nuestra cercanía con los Estados Unidos, quienes vivimos en Mexicali tenemos acceso a prácticamente todos los tipos y estilos de cerveza del mundo; cervezas alemanas, checas, inglesas, belgas, austriacas, holandesas, polacas, irlandesas, españolas, italianas, jamaiquinas, dominicanas, argentinas, americanas, chinas, japonesas, mexicanas, sólo por anotar algunas. El mundo de la cerveza es inmenso, fascinante y nunca lo suficientemente explorado.
La idea de esta columna no es educar a nadie sobre el tema de la cerveza, ni fomentar su consumo indiscriminado, sino todo lo contrario. La intención es que a través de su conocimiento logremos apreciarla al igual que una buena copa de vino. La cerveza merece un mejor trato de quienes nos declaramos proclives a su disfrute, y una reivindicación pública que le devuelva, aunque sea en una proporción mínima, la posición que a lo largo de más de 6,000 años de historia ha desempeñado en las diferentes sociedades del mundo. La bebida espirituosa más antigua de la humanidad ha recorrido un largo camino desde las entonces fértiles tierras mesopotámicas hasta nuestros días. Los invito a recorrer juntos en esta columna parte de ese camino, descubriendo juntos muchos de sus secretos… y placeres.
Sunshine II es comunicólogo, publicista, rockero y amante de la cerveza de toda la vida. ¿Algún comentario? Escríbele a javier@doblearticulacion.com

Seguidores