viernes, 17 de diciembre de 2010

LA CERVEZA EN AMERICA


 Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Nuestro gran contienete americano
Ninguno de los inventos del hombre fue hecho en un sólo lugar y por una sola persona ¿estamos de acuerdo? Absolutamente todo lo que se no ha ocurrido hacer en los 2.5 millones de años que tenemos los humanos sobre la tierra esta ligado con lo que otros hicieron antes o fue concebido en varios lugares más o menos al mismo tiempo. Incluso la misma aparición del hombre no podemos disminuirla a un solo evento aislado en un punto específico del planeta, sino que es el resultado de un proceso evolutivo, de la acumulación gradual de cambios a lo largo de millones de años que, finalmente, derivaron en unos primates con fuerte capacidad cerebral, que caminaba sobre dos pies y tenmillones﷽﷽ cerebral, que caminaban fuerte capacidad cerebral, que marcaba sobre dos pies y con la capacidad de fabricar herramieía la capacidad de fabricar herramientas, todo esto allá por el África oriental.
Con la agricultura, madre de todas las civilizaciones y también madre de la cerveza, pasó lo mismo. Aunque algunos intentan adjudicársela a una civilización en particular en realidad surgió en varios puntos del planeta en diferentes épocas. En el norte de China, en el sudeste asiático, en México y la región andina y –por supuesto- en la región mesopotámica.
Con la domesticación de la agricultura llegó la cerveza. La fermentación seguramente accidental del pan de trigo, cebada, maíz o cualquier otra gramínea bajo la lluvia neolítica, produjo la primer cerveza. Tradicionalmente se ha ubicado el nacimiento de la cerveza en la época de la civilización Sumeria, allá entre el Río Tigris y el Éufrates, sin embargo se han encontrado vestigios más antiguos en China y en la región amazónica de Sudamérica. Cuenta un explorador alemán llamado Hans Staden, secuestrado en 1557por la tribu Tupien de la amazonia brasileña, que sus aborígenes captores fabricaban un tipo de cerveza desde hace miles de años, aun antes de los egipcios.


Tomando CHICHA
La cerveza de los indígenas sudamericanos durante siglos ha fabricado dos tipos de cerveza principalmente: la llamada Masato hecha de una planta llamada Mandioca, y por otro lado la cerveza llamada Chicha hecha a base de maíz.  De hecho el célebre explorador norteamericano Hiram Bingham, descubridor de las ruinas de Machu Pichu en el Perú, dice que muy posiblemente esta ciudad fue construida para las mujeres Incas que fabricaban esta cerveza. La cerveza, o algún tipo de bebida derivada de la fermentación espontánea del pan mezclado con agua, ha sido fabricada por siglos por nuestros antepasados americanos hasta nuestros días.
Con el llamado “descubrimiento” de América las cosas cambiaron radicalmente para el Nuevo Mundo cervecero. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX los colonialistas europeos trajeron a América sus técnicas y recetas para fabricar cerveza. Con el tiempo algunas de estas cervezas se regionalizaron y se volvieron “de casa”. Sin embargo fue hacia finales del siglo XIX cuando esta industria explotó en nuestro continente impulsada por los avances tecnológicos producidos por la Revolución Industrial en Gran Bretaña. Gracias a la invención de la refrigeración artificial fue posible fabricar a niveles macro industriales el estilo de cerveza que se ha convertido en la de mayor consumo en el mundo: la Lager.  Este estilo ha sido reproducido en prácticamente todos los rincones del mundo y, por supuesto, de nuestra América. Infinidad de cervezas estilo Lager son fabricadas desde la Patagonia hasta Alaska incluyendo los calurosos países caribeños. Cada país y cada región tiene la suya propia y la ostenta como propia. La lista de marcas es infinita…sería una irresponsabilidad pretender enumerarlas aquí.  Se fabrican desde las lagers más obscuras hasta las más claras aunque.
En los últimos años hemos visto incluso la tendencia a la fabricación de cervezas artesanales, lo cual es muy alentador. Seguramente cada fabricante en los diferentes países americanos enriquecerá su propia propuesta con el carácter y entorno propios. De la misma forma que hemos sido capaces de hacer música acorde a nuestro carácter regional, seremos capaces de elaborar cervezas regionales diferentes y - esto debemos remarcarlo- deliciosas por igual.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.


Comentarios: javier@elsume.com

jueves, 9 de diciembre de 2010

LA CERVEZA DE BELGICA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez



Bélgica es el país que produce la mayor variedad de cervezas en el mundo y, por si fuera poco, estas cervezas se encuentran entre las de mayor calidad que se fabrican.  Ni siquiera los alemanes producen tal variedad. Por esta razón, Bélgica es algo así como la tierra santa para los amantes de la cerveza….o debería decir de la “buena” cerveza.
Como muchos de ustedes saben este pequeño país ubicado en el noroccidente de Europa  colinda con Francia, Holanda, Alemania, Luxemburgo y con el Mar del Norte. Su superficie es apenas de 30,510 kilómetros cuadrados. Es un país densamente poblado por casi diez millones y medio de personas que viven en el corazón de una de las zonas más industrializadas del continente. Su clima marítimo templado ofrece condiciones ideales para la producción de granos, lúpulos y todo lo necesario para la fabricación de cerveza.
Bélgica fabrica prácticamente todos los estilos de cerveza que existen: obscuras, morenas, rubias, amargas, dulces, lámbicas, de frutas, etc., etc, etc. Existen más de 500 marcas en el mercado para beneplácito de propios y extraños. Podrías tomarte una cerveza diferente cada día y no te alcanzaría un año completo para recorrerlas todas.
Desafortunadamente muchas de las 3,000 fábricas que existían a principios del siglo XX han desaparecido, quedando ahora poco menos de la mitad. Aun así, estas cervecerías son suficientes para mantener operando más de 60,000 tabernas que existen en el país. Son muchas, aunque si las comparamos con las 200,000 tabernas que existían a principios de los años 1900 podemos notar el deterioro de la industria provocado, en gran parte, por la gran competencia que representan el resto de los países europeos.
El fenomenal éxito de las cervezas belgas se ha extendido muy rápidamente por todo el mundo en las últimas décadas. Su gran calidad es ahora reconocida en todos los continentes.  Esta explosión comercial se debe, en gran medida, al trabajo de uno de los admiradores más fervientes y dedicados a conocer las cervezas de Bélgica: al famoso “Cazador de Cervezas” Michael Jackson.  Su libro “La Guía Mundial de la Cerveza” dedica algunas de sus páginas más elocuentes a hablar de estas cervezas. El Sr. Jackson es responsable prácticamente único de que las cervezas lámbicas hayan sido conocidas fuera de Bélgica. El trabajo promocional de Michael Jackson fue reconocido por el gobierno de ese país al otorgarle el prestigiado galardón “Mercurius Award”.
Bélgica clasifica sus cervezas en cuatro categorías: III, II, I y S (Superior). Esta clasificación se basa en un complejo método que mide la “fuerza” de la cerveza de acuerdo a su Gravedad Original, que en Alemania y EUA se mide en grados “Plato”. Mientras que en Bélgica, Gran Bretaña y Francia se expresa en “Gravedad Específica”. Mucha complicación para una columna tan pequeña como esta, así que mejor le paro. Si te interesa conocer los detalles de esta clasificación seguramente lo encontrarás en Google.  Esta clasificación resulta muy importante para los fabricantes y para los consumidores porque, además de categorizar cada cerveza belga, influye en los impuestos que paga al gobierno y, por lo tanto al precio final al consumidor.
Cervezas belgas hay muchas cerca de nosotros, probablemente las más conocidas sean las marcas Steela Artois, la Duvel, la Leffe o la Hoegaarden, entre otras.  También es fácil encontrar cervezas “estilo” belga que son deliciosas.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero en el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: javier@elsume.com

viernes, 3 de diciembre de 2010

LA CERVEZA DE NAVIDAD




Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

La navidad está muy próxima.  Esto representa para quienes la celebramos una mezcla de sentimientos que van desde la mayor de las alegrías hasta la peor de las depresiones. Lo que es una constante es que en cualquiera de los casos habrá alcohol de por medio, ya sea para celebrar el advenimiento de Cristo o para ahogar nuestras frustraciones y olvidarlas aunque sea mientras nos dura la borrachera. Para los fines que persigue esta columna vamos a hablar de la primer posibilidad ¿les parece? Si quieres hablar de la segunda te recomiendo que vayas con tu terapeuta o aunque sea con el cantinero del bar más cercano y le avientes todo encima.
Probablemente una de las cosas que más nos alegran en navidad, sobre todo a los que no somos muy afectos a la devoción cristiana, es la posibilidad de reunirnos con la familia y compartir nuestra alegría brindando, comiendo, cantando, bailando y abriendo regalos. La navidad es un excelente pretexto para encontrarnos de nuevo con los que queremos.
Para quienes andamos buscando razones para explorar y probar nuevas cervezas, la época es ideal. Prácticamente en todo el mundo los fabricantes de cerveza editan sus cervezas de temporada, muchas de las cuales resultan ser joyas efímeras que deben ser aquilatadas en su momento ya que la navidad pasa rápido y tendremos que esperar otros 12 meses para volver a degustarlas.
La cerveza es la bebida navideña por excelencia, por lo menos en los países que inventaron la celebración como la conocemos hoy. Los países del norte de Europa, con sus árboles secos y paisajes nevados son quienes inventaron la costumbre producir cervezas especiales para la temporada. Todo parece indicar que fue particularmente en Bélgica, hacia finales del siglo XIX, cuando los maestros cerveceros de las cervecerías locales dedicaban su talento a elaborar cerveza que utilizaban para regalar a sus trabajadores y amigos. Esto se difunde rápidamente entre los consumidores y se ven en la necesidad de fabricarla en volúmenes mayores, inicialmente para el pueblo o ciudad donde se encontraba la fábrica y posteriormente para otras regiones.
La elaboración de las cervezas navideñas se iniciaba en el mes de septiembre, específicamente alrededor del día 29 cuando se celebra el días de San Miguel. En esas épocas los maestros cerveceros utilizaban los mejoren ingredientes a los que especiaban cuidadosamente para obtener una cerveza robusta, olorosa y sabrosa que pudiera ser consumida durante las festividades de San Nicolás.
Sólo era cuestión de tiempo para que esta costumbre local se expandiera al resto de Europa y después al mundo entero.  Algunos estudiosos le adjudican la popularidad internacional de estas cervezas al ingles John Martin, un empresario cervecero que en 1909 se establece en Amberes, Bélgica. El señor Martin abrió el mercado con Inglaterra y Escocia, introduciendo la Gordon Xmas de su fábrica Gordon Scoth Ale. Aun en nuestros días podemos encontrar cervezas generadas por este varsátil empresario, como la Martin’s Pale Ale (que aun en la actualidad muchos la llaman “la más noble de las pale ales inglesas), o la Martin’s Blond Ale.
Las cervezas de navidad no conforman un estilo por sí mismas. Pueden se diversos estilos que, hay obscuras y rubias, dulces y amargas,  en todo caso, mantienen algunas características comunes, como el hecho de que tiene porcentajes de alcohol superiores al promedio. La razón es simple: la cerveza se toma en navidad para “calentarse” y no para refrescarse, y el alcohol colabora en alcanzar ese fin.  De igual forma y por la misma razón, las cervezas navideñas no son “light”, sino que contienen niveles calóricos altos.  Otra característica que muchas marcas mantienen es el aroma especiado, que aporta mucho al maridaje de las comidas típicas de esta temporada. En general se recomienda tomar estas cervezas frías pero no a punto de congelación como solemos acostumbrarlo por nuestras latitudes, ya que se inhibe totalmente el sabor y el aroma de la mezcla.
Busquen cervezas de navidad en las tiendas especializadas y diviértanse con ellas. Por cierto que les comunico que la cervecería Cucapá editará especialmente para esta navidad La Migra Winter, búsquenla directamente en la fábrica…no creo que la vendan en otra parte.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com



Seguidores