viernes, 17 de diciembre de 2010

LA CERVEZA EN AMERICA


 Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Nuestro gran contienete americano
Ninguno de los inventos del hombre fue hecho en un sólo lugar y por una sola persona ¿estamos de acuerdo? Absolutamente todo lo que se no ha ocurrido hacer en los 2.5 millones de años que tenemos los humanos sobre la tierra esta ligado con lo que otros hicieron antes o fue concebido en varios lugares más o menos al mismo tiempo. Incluso la misma aparición del hombre no podemos disminuirla a un solo evento aislado en un punto específico del planeta, sino que es el resultado de un proceso evolutivo, de la acumulación gradual de cambios a lo largo de millones de años que, finalmente, derivaron en unos primates con fuerte capacidad cerebral, que caminaba sobre dos pies y tenmillones﷽﷽ cerebral, que caminaban fuerte capacidad cerebral, que marcaba sobre dos pies y con la capacidad de fabricar herramieía la capacidad de fabricar herramientas, todo esto allá por el África oriental.
Con la agricultura, madre de todas las civilizaciones y también madre de la cerveza, pasó lo mismo. Aunque algunos intentan adjudicársela a una civilización en particular en realidad surgió en varios puntos del planeta en diferentes épocas. En el norte de China, en el sudeste asiático, en México y la región andina y –por supuesto- en la región mesopotámica.
Con la domesticación de la agricultura llegó la cerveza. La fermentación seguramente accidental del pan de trigo, cebada, maíz o cualquier otra gramínea bajo la lluvia neolítica, produjo la primer cerveza. Tradicionalmente se ha ubicado el nacimiento de la cerveza en la época de la civilización Sumeria, allá entre el Río Tigris y el Éufrates, sin embargo se han encontrado vestigios más antiguos en China y en la región amazónica de Sudamérica. Cuenta un explorador alemán llamado Hans Staden, secuestrado en 1557por la tribu Tupien de la amazonia brasileña, que sus aborígenes captores fabricaban un tipo de cerveza desde hace miles de años, aun antes de los egipcios.


Tomando CHICHA
La cerveza de los indígenas sudamericanos durante siglos ha fabricado dos tipos de cerveza principalmente: la llamada Masato hecha de una planta llamada Mandioca, y por otro lado la cerveza llamada Chicha hecha a base de maíz.  De hecho el célebre explorador norteamericano Hiram Bingham, descubridor de las ruinas de Machu Pichu en el Perú, dice que muy posiblemente esta ciudad fue construida para las mujeres Incas que fabricaban esta cerveza. La cerveza, o algún tipo de bebida derivada de la fermentación espontánea del pan mezclado con agua, ha sido fabricada por siglos por nuestros antepasados americanos hasta nuestros días.
Con el llamado “descubrimiento” de América las cosas cambiaron radicalmente para el Nuevo Mundo cervecero. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX los colonialistas europeos trajeron a América sus técnicas y recetas para fabricar cerveza. Con el tiempo algunas de estas cervezas se regionalizaron y se volvieron “de casa”. Sin embargo fue hacia finales del siglo XIX cuando esta industria explotó en nuestro continente impulsada por los avances tecnológicos producidos por la Revolución Industrial en Gran Bretaña. Gracias a la invención de la refrigeración artificial fue posible fabricar a niveles macro industriales el estilo de cerveza que se ha convertido en la de mayor consumo en el mundo: la Lager.  Este estilo ha sido reproducido en prácticamente todos los rincones del mundo y, por supuesto, de nuestra América. Infinidad de cervezas estilo Lager son fabricadas desde la Patagonia hasta Alaska incluyendo los calurosos países caribeños. Cada país y cada región tiene la suya propia y la ostenta como propia. La lista de marcas es infinita…sería una irresponsabilidad pretender enumerarlas aquí.  Se fabrican desde las lagers más obscuras hasta las más claras aunque.
En los últimos años hemos visto incluso la tendencia a la fabricación de cervezas artesanales, lo cual es muy alentador. Seguramente cada fabricante en los diferentes países americanos enriquecerá su propia propuesta con el carácter y entorno propios. De la misma forma que hemos sido capaces de hacer música acorde a nuestro carácter regional, seremos capaces de elaborar cervezas regionales diferentes y - esto debemos remarcarlo- deliciosas por igual.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.


Comentarios: javier@elsume.com

jueves, 9 de diciembre de 2010

LA CERVEZA DE BELGICA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez



Bélgica es el país que produce la mayor variedad de cervezas en el mundo y, por si fuera poco, estas cervezas se encuentran entre las de mayor calidad que se fabrican.  Ni siquiera los alemanes producen tal variedad. Por esta razón, Bélgica es algo así como la tierra santa para los amantes de la cerveza….o debería decir de la “buena” cerveza.
Como muchos de ustedes saben este pequeño país ubicado en el noroccidente de Europa  colinda con Francia, Holanda, Alemania, Luxemburgo y con el Mar del Norte. Su superficie es apenas de 30,510 kilómetros cuadrados. Es un país densamente poblado por casi diez millones y medio de personas que viven en el corazón de una de las zonas más industrializadas del continente. Su clima marítimo templado ofrece condiciones ideales para la producción de granos, lúpulos y todo lo necesario para la fabricación de cerveza.
Bélgica fabrica prácticamente todos los estilos de cerveza que existen: obscuras, morenas, rubias, amargas, dulces, lámbicas, de frutas, etc., etc, etc. Existen más de 500 marcas en el mercado para beneplácito de propios y extraños. Podrías tomarte una cerveza diferente cada día y no te alcanzaría un año completo para recorrerlas todas.
Desafortunadamente muchas de las 3,000 fábricas que existían a principios del siglo XX han desaparecido, quedando ahora poco menos de la mitad. Aun así, estas cervecerías son suficientes para mantener operando más de 60,000 tabernas que existen en el país. Son muchas, aunque si las comparamos con las 200,000 tabernas que existían a principios de los años 1900 podemos notar el deterioro de la industria provocado, en gran parte, por la gran competencia que representan el resto de los países europeos.
El fenomenal éxito de las cervezas belgas se ha extendido muy rápidamente por todo el mundo en las últimas décadas. Su gran calidad es ahora reconocida en todos los continentes.  Esta explosión comercial se debe, en gran medida, al trabajo de uno de los admiradores más fervientes y dedicados a conocer las cervezas de Bélgica: al famoso “Cazador de Cervezas” Michael Jackson.  Su libro “La Guía Mundial de la Cerveza” dedica algunas de sus páginas más elocuentes a hablar de estas cervezas. El Sr. Jackson es responsable prácticamente único de que las cervezas lámbicas hayan sido conocidas fuera de Bélgica. El trabajo promocional de Michael Jackson fue reconocido por el gobierno de ese país al otorgarle el prestigiado galardón “Mercurius Award”.
Bélgica clasifica sus cervezas en cuatro categorías: III, II, I y S (Superior). Esta clasificación se basa en un complejo método que mide la “fuerza” de la cerveza de acuerdo a su Gravedad Original, que en Alemania y EUA se mide en grados “Plato”. Mientras que en Bélgica, Gran Bretaña y Francia se expresa en “Gravedad Específica”. Mucha complicación para una columna tan pequeña como esta, así que mejor le paro. Si te interesa conocer los detalles de esta clasificación seguramente lo encontrarás en Google.  Esta clasificación resulta muy importante para los fabricantes y para los consumidores porque, además de categorizar cada cerveza belga, influye en los impuestos que paga al gobierno y, por lo tanto al precio final al consumidor.
Cervezas belgas hay muchas cerca de nosotros, probablemente las más conocidas sean las marcas Steela Artois, la Duvel, la Leffe o la Hoegaarden, entre otras.  También es fácil encontrar cervezas “estilo” belga que son deliciosas.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero en el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: javier@elsume.com

viernes, 3 de diciembre de 2010

LA CERVEZA DE NAVIDAD




Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

La navidad está muy próxima.  Esto representa para quienes la celebramos una mezcla de sentimientos que van desde la mayor de las alegrías hasta la peor de las depresiones. Lo que es una constante es que en cualquiera de los casos habrá alcohol de por medio, ya sea para celebrar el advenimiento de Cristo o para ahogar nuestras frustraciones y olvidarlas aunque sea mientras nos dura la borrachera. Para los fines que persigue esta columna vamos a hablar de la primer posibilidad ¿les parece? Si quieres hablar de la segunda te recomiendo que vayas con tu terapeuta o aunque sea con el cantinero del bar más cercano y le avientes todo encima.
Probablemente una de las cosas que más nos alegran en navidad, sobre todo a los que no somos muy afectos a la devoción cristiana, es la posibilidad de reunirnos con la familia y compartir nuestra alegría brindando, comiendo, cantando, bailando y abriendo regalos. La navidad es un excelente pretexto para encontrarnos de nuevo con los que queremos.
Para quienes andamos buscando razones para explorar y probar nuevas cervezas, la época es ideal. Prácticamente en todo el mundo los fabricantes de cerveza editan sus cervezas de temporada, muchas de las cuales resultan ser joyas efímeras que deben ser aquilatadas en su momento ya que la navidad pasa rápido y tendremos que esperar otros 12 meses para volver a degustarlas.
La cerveza es la bebida navideña por excelencia, por lo menos en los países que inventaron la celebración como la conocemos hoy. Los países del norte de Europa, con sus árboles secos y paisajes nevados son quienes inventaron la costumbre producir cervezas especiales para la temporada. Todo parece indicar que fue particularmente en Bélgica, hacia finales del siglo XIX, cuando los maestros cerveceros de las cervecerías locales dedicaban su talento a elaborar cerveza que utilizaban para regalar a sus trabajadores y amigos. Esto se difunde rápidamente entre los consumidores y se ven en la necesidad de fabricarla en volúmenes mayores, inicialmente para el pueblo o ciudad donde se encontraba la fábrica y posteriormente para otras regiones.
La elaboración de las cervezas navideñas se iniciaba en el mes de septiembre, específicamente alrededor del día 29 cuando se celebra el días de San Miguel. En esas épocas los maestros cerveceros utilizaban los mejoren ingredientes a los que especiaban cuidadosamente para obtener una cerveza robusta, olorosa y sabrosa que pudiera ser consumida durante las festividades de San Nicolás.
Sólo era cuestión de tiempo para que esta costumbre local se expandiera al resto de Europa y después al mundo entero.  Algunos estudiosos le adjudican la popularidad internacional de estas cervezas al ingles John Martin, un empresario cervecero que en 1909 se establece en Amberes, Bélgica. El señor Martin abrió el mercado con Inglaterra y Escocia, introduciendo la Gordon Xmas de su fábrica Gordon Scoth Ale. Aun en nuestros días podemos encontrar cervezas generadas por este varsátil empresario, como la Martin’s Pale Ale (que aun en la actualidad muchos la llaman “la más noble de las pale ales inglesas), o la Martin’s Blond Ale.
Las cervezas de navidad no conforman un estilo por sí mismas. Pueden se diversos estilos que, hay obscuras y rubias, dulces y amargas,  en todo caso, mantienen algunas características comunes, como el hecho de que tiene porcentajes de alcohol superiores al promedio. La razón es simple: la cerveza se toma en navidad para “calentarse” y no para refrescarse, y el alcohol colabora en alcanzar ese fin.  De igual forma y por la misma razón, las cervezas navideñas no son “light”, sino que contienen niveles calóricos altos.  Otra característica que muchas marcas mantienen es el aroma especiado, que aporta mucho al maridaje de las comidas típicas de esta temporada. En general se recomienda tomar estas cervezas frías pero no a punto de congelación como solemos acostumbrarlo por nuestras latitudes, ya que se inhibe totalmente el sabor y el aroma de la mezcla.
Busquen cervezas de navidad en las tiendas especializadas y diviértanse con ellas. Por cierto que les comunico que la cervecería Cucapá editará especialmente para esta navidad La Migra Winter, búsquenla directamente en la fábrica…no creo que la vendan en otra parte.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com



lunes, 29 de noviembre de 2010

LA CERVEZA IPA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

¿Qué haces cuando necesitas mandar un barril de cerveza hecho de madera a más de 15,000 kilómetros de distancia y no tienes un transporte refrigerado para hacerlo? Además el transporte que puedes utilizar es húmedo, maloliente  y nada estable lo que provoca que el barril se zangolotée de aquí para allá a cada momento.  La verdad está difícil el problema ¿no creen?
Ese problema tuvieron que afrontarlo nuestros hermanos ingleses a mediados del siglo XVIII cuando cayeron en la cuenta de que era indispensable enviarle no uno, sino miles de barriles de cerveza a sus paisanos desparramados por todo el mundo y que con desesperación anhelaban un poco de patria. La cerveza, como ustedes saben, es un producto perecedero que aguanta muy poco los malos tratos. Ahí les va la historia de la solución a este tremendo problema.
Hacia finales del siglo XVIII los británicos se encontraban muy ocupados tratando de consolidar sus múltiples colonias enclavadas a lo largo y ancho del planeta. Particularmente les preocupaba India, a donde habían enviado miles de soldados, marineros, comerciantes, banqueros y todo lo necesario para sacarle el mejor provecho económico a esa rica región…provecho para los ingleses, por supuesto.  Estos miles de hombres habían nacido y crecido en la gran isla y mantenían una relación esencial con ella. Su cultura y sus costumbres estaban dentro de cada una de sus células esperando aflorar ante cualquier cosa que les recordara el terruño.
El gobierno sabía que gran parte del éxito de su encomienda colonialista se sustentaba en mantener contentas a sus tropas y a sus aventureros ciudadanos, así que debían encontrar la forma de enviarles cerveza a como diera lugar.  Sin embargo resultaba imposible hacerles llegar los estilos de cerveza conocidos ya que todos se echaban a perder irremediablemente durante el viaje.
Un ilustre cervecero londinense llamado George Hodgson encontró la solución inventando lo que hasta la fecha se le conoce como el estilo India Pale Ale, mejor conocida por sus iniciales IPA.  Su solución consistió en agregarle a la tradicional Pale Ale un mayor porcentaje de alcohol y lúpulo, ingredientes que gracias a sus propiedades antisépticas mantenían la cerveza en buen estado por mucho más tiempo…el suficiente para llegar de Inglaterra hasta la India.
Flor del Lúpulo
Hay otros detalles importantes que debo mencionarles como el hecho de que parte del lúpulo adicionado se metía a cada barril justo antes de cerrarlo, de manera que hiciera su trabajo a medida que la cerveza seguía fermentándose dentro. Esto proporcionaba una excelente protección a la cerveza.  Otro de los detalles es que el señor Hodgson utilizó maltas más claras, producto de las nuevas técnicas de malteo de la época ya que soportaban mejor el viaje de más de cinco meses hasta India, curiosamente esta maltas se beneficiaban con el balanceo de los barcos donde transportaban los barriles acentuando una fermentación óptima. Adicionalmente el largo viaje obligaba a los navíos a cruzar dos veces la línea ecuatorial, una al bajar rodeando el continente africano y otra al subir hacia India. Esto provocaba que los barriles tuvieran dos fermentaciones “en caliente” , dando como resultado una cerveza seca y altamente carbonatada, con un sabor fuerte y definido.
IPA de cervecería Cucapá en Mexicali
La IPA fue un éxito no solamente entre quienes vivían fuera de Gran Bretaña, sino también dentro de la isla. Esto le dio al Sr. George Hodgson una inmejorable reputación como fabricante de cerveza, lo que le permitió mantener la exclusividad de su fabricación hasta alrededor de 1820, cuando otros cerveceros como Alsopp y Bass comenzaron a competirle.
La IPA es fácil encontrarla en las tiendas cercanas del otro lado de la frontera, de hecho en Mexicali la cervecería CUCAPÁ fabrica una de las mejores que he probado: la RUNAWAY IPA.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com

viernes, 19 de noviembre de 2010

LA GUÍA DE LA CERVEZA EN MÉXICO 2010-2011



Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

La sorpresa que me regaló mi estimado, fino y nunca bien ponderado amigo mío el Cheve Meister Mariano fue grande. De la nada apareció con un libro en la mano.
Debo decirles que ya el hecho de regalar un libro – el que sea – convierte a quien lo obsequia en alguien cuya amistad vale la pena cultivar. Representa todo un halago a la inteligencia de quien lo recibe, ya que tácitamente estamos reconociéndole una capacidad superior a la de picarle con el dedo gordo al control remoto de la tele.

La sorpresa fue mayor cuando vi que el libro llevaba por título “GUÍA DE LA CERVEZA EN MÉXICO 2010-2011” y como pináculo de la excitación provocada por el regalo, noté que estaba editado en Baja California, específicamente en la ciudad de Tijuana, por el Culinary Art School ©  hace apenas unos días. Esto es todo un suceso. Resulta por demás revitalizante saber que existen personas y asociaciones interesadas en promover la cultura cervecera en Baja California. La Leyenda Negra empieza a desvanecerse.
El libro fue escrito por Pascual Ibáñez, español que en 1995 llegó a Chile y de ahí no se cómo se conectó con Tijuana. No importa, lo relevante es que el señor Ibáñez ostenta una serie de virtudes gastronómicas impresionantes que le dan al libro su innegable solidez y profundidad. Permítanme abstraer algunos pequeños fragmentos con permiso de Don Pascual y de la raza del CAS.
“No sólo la sed es una bendita excusa para disfrutar de una buena cerveza; también nos seduce su deliciosa y amigable informalidad. Ayuda su moderado alcohol – en la mayoría de los estilos – y cómo no, esa facilidad  de abrir una botella o lata de manera espontánea y beberla sin más, pasando por alto el protocolo.”  Este texto perteneciente al preámbulo del libro me remite a la respuesta que dio el Sr. Jim Koch, fundador de Samuel Adams Brewery cuando le preguntaron respecto de si seguía algún tipo de metodología cuando degustaba alguna cerveza y contestó: “¿Qué rituales utilizo cuando abro una botella?¿Sabes? Supongo que como cervecero soy muy práctico en ese aspecto; no tengo en realidad ningún ritual. Normalmente quito la tapa y huelo el contenido, porque me gusta recibir el impacto del aroma. Pero en lo referente a recitar un canto gregoriano o un mantra budista...no, todo se reduce al placer de tomarte algo que amas y de lo que te sientes muy orgulloso.”
  Después del preámbulo el primer tema trata sobre una “Breve Historia de la Cerveza” donde de forma esquemática se describe el viaje de la cerveza de la mano de la civilización, para luego aterrizar esta historia en el desarrollo de la cerveza en nuestro país a partir de aquella primer fábrica instalada en la risueña población de Amecameca, cerca de la ciudad de México hasta nuestros días.  La única omisión que le encuentro es que no se menciona la fundación de la cervecería Mexicali que fue, sin lugar a dudas, la primer gran industria que se instaló en Baja California y que durante casi 50 años produjo la cerveza de mayor consumo en el noroeste de México.
Los siguientes capítulos abordan temas por demás importantes como son el del proceso de elaboración de la cerveza, la cerveza artesanal y la industrial, sin embargo quiero resaltar de forma especial el trabajo de evaluación de diferentes marcas nacionales y extranjeras que efectuaron y que sirve para darnos su recomendación sobre muchas de las marcas más reconocidas que podemos encontrar por estos rumbos. Es un trabajo meticuloso y sistemático que nos acerca gráficamente a los diferentes sabores, olores, texturas y “patada (APV)” de las cervezas seleccionadas. Muy buen trabajo.
Les recomiendo que busquen este libro. No tengo la menor idea de dónde pueden adquirirlo en Mexicali…posiblemente en la librería del CEART, lo que les recomiendo es que se metan a la página www.culinaryschool.com.mx a buscar más información.
Ojalá y en Baja California tuviéramos pronto más aportaciones como este guía sobre el mundo de la cerveza que ayudaran a encaminar esta vocación nuestra tan vituperiada.  Enhorabuena a Culinary Art School y al señor Ibáñez por su valioso trabajo y por compartirlo con nosotros.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com

viernes, 12 de noviembre de 2010

MICHAEL JACKSON, EL SUPERESTRELLA DE LA CERVEZA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Michael Jackson nunca compuso una sola canción. Tampoco sabía hacer el pasito “moondance” y casi estoy seguro que era desentonado. Además el señor era del norte de Inglaterra y más bien güero.
Evidentemente no estoy hablando del negrito que tanto revuelo causó con su súbita muerte, sino de otro Michael Jackson mucho más recatado pero no menos célebre. Este señor Jackson le dio a la cerveza un espacio que nunca antes había tenido en la cultura contemporánea. Gracias a sus múltiples artículos, programas de radio y televisión, cátedras universitarias conferencias y libros sobre este tema logró llamar la atención de muchos hasta entonces apáticos y distraídos bebedores de cerveza que no habíamos tenido la precaución de detenernos a conocer un poco más sobre este pequeño milagro gastronómico.
La industria cervecera mundial tiene una gran deuda con el señor Jackson cuyos escritos se han traducido en más de 20 idiomas.  Nació en Wetherby, West Yorksire, y su acercamiento a la literatura cervecera lo inició como reportero en periódicos locales de Almondbury y Edinburgo, donde se interesó inicialmente en el tema del Wisky, del que también escribió abundantemente, incluyendo “The Malt Whisky Companion” una obra fundamental.
Su fama empezó a crecer en 1971, cuando edito su libro “La Guía Mundial de la Cerveza”, obra que casi de inmediato fue traducida a muchas otros idiomas y que permanece hasta la fecha como una de las piezas literarias más importantes escritas sobre la cerveza.  Los teóricos actuales en gran medida han basado su clasificación de los tipos y estilos de cerveza en el trabajo efectuado por Michael Jackson en la década de los 70s. 
La explosión de popularidad que tuvo la cerveza en los Estados unidos durante los 70s y 80s de debe en gran medida al trabajo de Jackson, quien además de escribir en cientos de periódicos y revistas  como “Playboy”, “The Washington Post”, “The Independent”, fue el conductor del popular show televisivo “The Beer Hunter”(El Cazador de Cervezas) que fue transmitido por Discovery channel y otros canales similares de cadena nacional.
Jackson fue el primero en hacernos caer en cuenta sobre la importancia que tiene la cerveza en el desarrollo de nuestra cultura mundial. Para él la cerveza era mucho más que una simple bebida alcohólica, sino que era parte esencial del desarrollo de muchas de las principales y más influyentes culturas del mundo. Evidenció el paralelismo del nacimiento de las más antiguas civilizaciones de nuestro planeta y la cerveza, donde fue apreciada tanto como alimento como enlace con la divinidad y, posteriormente como pieza importantísima en el expansionismo de las grandes civilizaciones colonialistas.

Es a Michael Jackson a quien debemos el planteamiento de que Jesucristo en realidad tomo cerveza y no vino en su última cena, y que el milagro de las bodas de Caná fue realizado también con cerveza. Esta teoría fundamentada en seudos estudios históricos y antropológicos lo llevó a realizar interesantes debates en la Universidad Jesuíta de Georgetown junto al padre Ronald Murphy (ver “Cristo y la Cerveza” en www.chevestuff.blogspot.com ).
La obra literaria sobre el tema de la cerveza podemos concentrarla fundamentalmente en tres libros: “ World Guide to Beers”, The Beer Companion”(Traducido al español como “El Libro de la Cerveza”) y “The Pocket Guide to Beers”(La Guía de Bolsillo de la Cerveza”). Todo aquel que quiera aventurarse en este universo hecho de agua, malta, lúpulo y levadura debe conocer estas obras fundamentales.
Quizá la mayor aportación de Michael Jackson haya sido la reivindicación de la cerveza “como bebida civilizada” . Siempre le molestó que la cerveza no recibiera la misma atención y fuera igual de respetada que el vino. Para él ambas bebidas no deberían ser concebidas como prisiones que te encierra y no permiten que tus sentidos exploren buscando placeres sensoriales.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com

viernes, 22 de octubre de 2010

LA JUNTA DE MEJORAS: AÑO 1

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

No es raro encontrarme con amigos amantes del vino que hablan de su experiencia de amalgamar los sabores, armas y texturas de una determinada comida con los de su vino preferido. La experiencia resulta por demás placentera por no decir hedonista digna del mejor de los epicúreos. Evidentemente tienen razón, somos esencialmente seres sensuales cuya única forma de interactuar con lo que nos rodea son nuestros sentidos, y cuando logramos unir varios de ellos en una experiencia que nos proporciona placer, ésta experiencia se vuelve inolvidable.
El Bule En las Fiestas del Sol
Evidentemente esta capacidad humana se repite con resultados similares a través de la cerveza. Cada vez son más los hedonistas que buscamos maridar los miles de sabores, olores y texturas de las diferentes cervezas con las diferentes comidas. Los resultados son sorprendentes. En un artículo anterior que publicado en este espacio y llamado “Cuisin à la Bièr” abordé este tema (puedes encontrarlo en el Blog: www.chevestuff.blogspot.com).
            Platicando sobre este asunto tan importante con el Cheve Meister Mariano, llegamos a la conclusión de que la cerveza se relacionaba de forma natural con otras cosas pero que sencillamente no habíamos tenido la precaución de elevar tal relación a nivel de “maridaje”, sin darnos cuenta de que el placer que nos proporcionaban al juntarlas era más que evidente.  Fue así que decidimos hacer algo al respecto y nos pusimos trabajar en un proyecto radiofónico que reunía la cerveza con otra de nuestras grandes pasiones: el Rock.
            Siempre he afirmado que el sonido de la cerveza es el Rock y que el sabor del Rock es la cerveza.  Siempre que oigo un buen Rock se me antoja echarme una cerveza y siempre que me echo una buena cerveza se me antoja oír un buen rock. ¿Reflejo condicionado? Probablemente pero este es uno que comparto con muchas de personas. Este fue el impulso inicial que nos llevó producir un programa de radio que reuniera a estos dos placeres.
            ¿La Junta de Mejoras? Por qué llamarlo así. “Qué corrientes” dirán algunos, “Qué faltos de imaginación” dirán otros y, otros más se preguntarán ¿Qué es una Junta de Mejoras? Debo decirles que pocas cosas resultan tan placenteras al deambular por nuestro Valle de Mexicali un día de agosto, como detenerse en uno de esos pequeños oasis con pocas pretensiones arquitectónicas llamados Junta de Mejoras. Simplemente divisar uno a lo lejos coloca inevitablemente una sonrisa en tu rostro y un raro brillo en tus ojos.  Simplemente llegas y pides “una cheve” mientras metes tu mano al bolsillo en busca de una moneda para echar a volar la rockola esperando que tengan una buena selección musical que te permita olvidar por unos minutos los 115 grados Farenheit que dejaste afuera….¡aaaah! Eso es vida. Y eso es lo que queremos hacer en nuestro programa de radio, unir por 60 minutos las mejores cervezas del mundo con las mejores canciones del Rock de este planeta.  El criterio para seleccionar ambas cosas es muy simple y no por ello menos efectivo: “Tomamos y tocamos lo que nos da la gana”, así nadie nos alega.
Sunshine II y Cheve Meister Mariano
Permítanme agregar que estoy seguro de que todos llevamos un DJ y un barman dentro y nosotros no somos la excepción. Todos quisiéramos que al reunirnos con nuestros amigos la pasaran de lo mejor tomando y oyendo lo que a nosotros nos gusta. Quisiéramos ser los responsables de que tuvieran la mejor de las experiencias hedonistas permitidas.
Nuestra Junta de Mejoras cumplió ya un año y por ello quiero felicitarme y felicitar al Cheve Meister mariano. También felicito al Pancho Padilla que fue el primero que nos dio la oportunidad de iniciar esto y al Lic. Mario Valdez que nos permitió continuarlo. Por supuesto a Gastón “El Vomitador” Sañudo, nuestro primer operador y gran converso cervecero y a Berenice “Very Nice” Flores actual encargada de mantener las cheves heladas durante el programa.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com



jueves, 14 de octubre de 2010

LOS CHECOS Y LA CERVEZA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez


La república Checa mide menos de 79,000 kilómetros cuadrados. Es decir que apenas es más grande que estados como Baja California y más pequeña que el estado de Jalisco. Este pequeño país se ubica en el corazón de Europa, lo rodean Polonia, Austria y Alemania, justo donde nacieron todos los estilos de cerveza que conocemos en nuestros días. Sus habitantes, poco más de 10 millones, ostentan uno de los records más peleados: tienen el promedio de consumo per cápita de cerveza más elevado del planeta. Cada checos se bebe aproximadamente 161 litros cada año. México ronda el lugar 32 con 52 litros.
En este país se fabrican más de 470 estilos de cerveza, entre las que se encuentran algunas de las más célebres del mundo, sin embargo la mayor aportación al mundo cervecero lo hicieron a mediados del siglo XIX, allá por la década de 1840, cuando se les ocurrió inventar el estilo Pilsener. La historia es interesante. Antes de esa fecha las cervezas eran turbias y pardas, eran feas. Sin embargo eso no importaba mucho porque nadie las podía ver por una sencilla razón: no existían los vasos de vidrio. La cerveza salía del barril directamente a un recipiente de metal, de piel, de madera y en el mejor de los casos de cerámica, lo que impedía verla. Te la tomabas y ya. Sin embargo cuando los recipientes de vidrio empiezan a popularizarse los bebedores pudieron físicamente ver el líquido que estaban ingiriendo y que, evidentemente, no resultaba muy agradable que digamos. Fue entonces cuando a un antiguo campesino venido a cervecero llamado Josef Grolle, se le ocurrió ponerse a buscar una nueva cerveza que compitiera con otras marcas que invadían la ciudad medrando sus ingresos económicos. Trabajando en eso encontró la fórmula –algunos dicen que por accidente – de una cerveza dorada y clara que por primera vez dejaba pasar libremente la luz a través de su cuerpo ligero y refrescante. El nombre del pueblo donde el señor Grolle realizó este invento es Plzeñ, una población que ha perpetuado la imagen de este insigne cervecero nombrándolo su primer maestro cervecero.
Pilsener es el estilo de cerveza más reproducido en el mundo. En prácticamente todas las latitudes del planeta se fabrica una lager estilo pilsener sin importar si el clima es frío, caliente, húmedo o seco. Hasta la fecha los checos se dan de topes por no haber podido lograr que les otorgue la denominación de origen. En aquellos tiempos no existía nada parecido y cuando se percataron de su error el nombre ya había sido reproducido en todas partes. Sin embargo para sacarse un poco la espina, la fábrica original de las cervezas Pilsener que sigue estando en la misma ciudad nombró a su cerveza Pilsener Urquell, lo que más o menos quiere decir “Fuente Original de la Pilsener”. Quienes han tenido la fortuna de probar la Pilsener Urquell saben lo que es el verdadero estilo Pilsener, mucho más sabroso, amargo y aromático que las marcas americanas que suelen estar mezcladas con arroz o maíz para suavizar su sabor, adaptándolo mejor al gusto del mercado.
Otra anécdota interesante de los checos, es que la cerveza Budweiser, la marca más vendida del planeta, tomó la receta y el nombre de una cerveza local: la Budweiser Budvar, desatando un pleito legal que tiene 100 años sin concluir algo definitivo. Si quieres saber más sobre este tema, busca el artículo correspondiente en el blog www.chevestuff.blogspot.com.
Si quieres probar otras cervezas checas excelentes, les sugiero que busquen Gambrinus (www.gambrinus.cz), Staropramen (www.staropramen.cz), Krušovice (www.krusovice.net), Radegast (www.radegast.cz), Bernard (www.bernard.cz), Velkopopovický kozel (www.kozel.cz). Cualquiera de ellas, y otras que por espacio no enumero, los dejará verdaderamente asombrados.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

jueves, 7 de octubre de 2010

LA CERVEZA STOUT IMPERIAL

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Si te gustan las cervezas fuertes, este es tu estilo. Pero te advierto que si no la has probado, entonces no sabes lo que significa “fuerte” en lo que a sabores de cerveza se refiere.
Las cervezas Stout Imperial –como diría el Cheve Meister Mariano- son para hombres….y muy hombres”. Son muy pocas los estilos que concentran tanto el sabor tostado de la malta haciéndolo tan robusto, pesado y espeso.
Ya en alguna ocasión les platiqué de las Stouts y Porters (busca el artículo “Porter & Stout” en www.chevestuff.blogspot.com ) y vimos cómo son utilizadas desde hace muchos años para calentar el cuerpo durante los fríos meses del invierno europeo y fueron usados como alimento –incluso para niños- por su alto contenido calórico. Por lo tanto no resulta entraño que este sabor sea parte esencial de la cultura culinaria británica sobre todo, de donde este estilo es originario y de consumo muy común.
Todos sabemos que los ingleses han sido muy vagos y durante siglos anduvieron por el mundo conquistando territorios en nombre del rey o reina en turno. Una de las consecuencias de esta ansia de expansión imperialista es que lograron desparramar su cultura por muchos rincones de este planeta y, evidentemente, la cerveza venía con el paquete.
Durante las épocas en las que no existían las condiciones tecnológicas ideales para trasportar cerveza desde Gran Bretaña hacia otras partes del mundo, se idearon varias formas de mantenerla en buen estado y una de ellas fue agregarle a las fórmulas ingredientes que ayudaran a mantener el preciado líquido sin echarse a perder, de manera que pudiera consumirse sin peligro de enfermarse o escupirla por mala. Una de esas fórmulas ideadas por los ingleses para mantener sus cervezas durante las largas travesías fue incrementar la graduación de alcohol. Tal fue el caso de las Stouts que exportaron en el siglo XIX y principios del XX hacia los países bálticos. Este incremento en el porcentaje de APV (Alcohol Por Volumen) resultó ser del agrado de los eslavos, ya que se adecuaba perfectamente a las condiciones climáticas de esas regiones. Este estilo de cerveza surgido de esta necesidad de mantener en buen estado el producto empezó entonces a llamarse Stout Imperial, en alusión a la gran popularidad que lograron tener en el mundo zarista. Con el paso de los años la cerveza ya no únicamente se importaba de Inglaterra, sino que se fabricó localmente con un éxito similar.
La popularidad de las Stouts – o Porters- Imperiales no logró mantenerse dentro de los países bálticos, sino que poco a poco trascendió hacia otros países de climas fríos incluyendo, por supuesto, los Estados Unidos sobre todo en su región septentrional. De ahí prosiguió su conquista hacia otros Estados al grado de que ahora podemos encontrar fábricas de este estilo de cerveza en regiones mucho más sureñas como San Diego, California, e inclusive –sorpréndanse por favor- en Mexicali, Baja California, México, donde la cervecería Cucapá produce con gran éxito (fuera de Mexicali, por supuesto) su cerveza Imperio.
La mejor descripción que conozco del sabor de una Stout Imperial es la del gurú inglés de la cerveza Michael Jackson quien dice: “Cuando se combinan una alta densidad, granos tostados, una fermentación caliente y, quizá, una levadura tipo Ale, el resultado es una cerveza de extraordinaria potencia y complejidad. Su intensidad trae a menudo la dulzura pastosa del jerez…Su tostado se funde con notas ahumadas, tipo brea, afrutadas y aromáticas y sabores alcohólicos. Sugiere sabores de cacao o café fuerte en una noche de invierno. Su afrutado posee reminiscencias de las grosellas tostadas del borde de un pastel recién sacado del horno o de un tradicional pudín de navidad británico cargado de frutas secas y escarchadas.
Hasta aquí con las Stouts Imperiales. Hay mucho más que decir sobre este estilo de cerveza, pero se los dejo para que ustedes lo investiguen. En estos meses de invierno que se acercan vale la pena probar una de estas cervezas. Tómensela en una noche fría en compañía de unos amigos y platiquen sobre las sensaciones que les evoca. Les aseguro que será una experiencia inolvidable. Esta cerveza generalmente se toma sola o como aperitivo antes de una comida o cena de, por ejemplo, un jamón horneado, o un pavo alcaparrado.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.


Comentarios: javier@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

martes, 5 de octubre de 2010

CERVEZA: UNA BEBIDA CIVILIZADA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

“Cuando toman cerveza se vuelven unos salvajes” decía las señora Ráthcovich, una de nuestras múltiples rentera de mis años de estudiante en Guadalajara. O como decía mi abuelita “…se vuelven la bichi…(*)”. Después de años de sesudo análisis debo admitir que ambas tenían razón. Sin embargo los años me han hecho caer en cuenta de que la culpa no la tiene la cerveza por sí misma, sino nuestra falta de civilidad.
Leía yo en un artículo hace algunos meses “…no son las 10 de la mañana y dos personas en un pub ingles abren el día con una cerveza. Transcurre el mediodía y un hombre y una mujer acompañan el almuerzo con otra cerveza, que puede ser rubia, negra, roja o de la variedad que uno prefiera. Terminó la jornada laboral y la imagen se repite, y lo mismo pasará antes y después de la cena. Beber cerveza es una costumbre que une a los países europeos…”. Nadie tiene que andarlos vigilando para que se comporten como personas respetando al prójimo como lo mandan todos los códigos de ética que se me ocurren. Evidentemente los partidos de futbol se cuecen aparte, ahí ya sabes a qué vas y te vuelves un salvaje tomes cerveza o no.
Lo paradójico de todo esto es que la cerveza nació prácticamente con las primeras civilizaciones en diferentes partes del mundo. Si existe una bebida civilizada, esa es la cerveza y la razón es extremadamente lógica y simple: la cerveza nació como alimento en el mismo momento en el que nuestros parientes neolíticos aprendieron a dominar la agricultura. Resulta evidente que cuando nuestros ancestros ya no tuvieron que andar de aquí para allá correteando animales para comer o granos para recolectar, se asentaron y se dedicaron a cuidar su terrenito donde aprendieron a sembrar su cebada, su trigo, su arroz, su maíz o lo que el clima de la región les permitía. Del grano aprendieron a hacer gran variedad de alimentos pero, sin lugar a dudas, la cerveza y el pan fueron los principales. De hecho gran parte de los cultivos de granos tenían el fin de hacer primordialmente cerveza, la cual era fabricada según se sabe, en casa por las mujeres, de la misma forma que hoy hacen tortillas de harina todos los días para que la familia se reúna alrededor del fuego después de un día de arduo trabajo….por lo menos en mi casa –que es la suya- así es.
Nadie sabe a ciencia cierta cuándo se fabricó la primer cerveza, de la misma forma que nadie se atreve a asegurar cuál fue la fecha y el lugar exacto de la primera sociedad civilizada. Simultáneamente – o por diferencias de unos cuantos cientos de años- en diferentes partes del planeta, desde Mesopotamia hasta China, la India o América, diversas grupos humanos se organizaron como sociedad y, acto seguido, inventaron su propia cerveza. Sabemos, por ejemplo, por vestigios de vasijas encontradas en una tumba en China que el personaje fue enterrado hace más de 13,000 años con una dotación de una bebida fermentada parecida a la cerveza, lo que convierte sin lugar a dudas a la cerveza en la bebida fabricada por el hombre más antigua del mundo. De la misma forma, los faraones egipcios y los rudos vikingos se llevaban su itacate de cerveza para hacer más placentero el viaje al más allá sin tener que andarse parando en ningún antro.
La cerveza, como dicen los checos (los originario de la República Checa, por supuesto) es “pan líquido” y no les falta razón ya que en ambos casos el principio de fermentación es el mismo: agua, trigo o cebada y levadura. Con estos tres elementos sin mucho barullo podemos obtener una bebida a la que, si le agregamos lúpulo como conservador y saborizante, obtendremos cerveza.
En su largo recorrido a través de miles y miles de años, la cerveza ha evolucionado tremendamente, sin embargo es innegable la participación que en este proceso tuvieron –y siguen teniendo- las civilizaciones del centro norte de Europa. Fue ahí donde se inventaron todos los estilos de cerveza que conocemos actualmente y que se fabrican actualmente en todos los rincones del planeta. La cerveza es la bebida alcohólica de mayor consumo mundial y su ámbito sigue creciendo día con día. Los 103 diferentes estilos de cerveza que hasta hoy conocemos nos invitan a seguir explorando y descubriendo nuevas y muy placenteras sensaciones.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

(*) Adverbio de modo que indica que alguien adquiere gran velocidad o se sale de control. Muy usado en el noroeste de méxico.

Comentarios: javier@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

ARROZ EN LA CERVEZA ¿SE VALE?

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Pocas cosas le ponen los pelos tan de punta a un alemán como decirle que una cerveza tiene arroz. Para que me entiendan, es como si nos dijeran a nosotros que hay que ponerle al tequila tantito cool aid para suavizarle el sabor.
La “Reinheitsgebot” o Ley de Pureza de Baviera escrita en 1516 establece que los únicos ingredientes de una cerveza alemana deben ser agua, malta, lúpulo y levadura…y párale de contar, lo demás son mariconadas, dicen los impertérritos teutones. Sin embargo en otros países y sobre todo en América las cosas son mucho más relajadas, aquí se vale ponerle de todo.
“Muchos cerveceros artesanales -dice el Sr. Maureen Ogle, autor del libro “Ambitious Brew”- tratan al arroz como si fuera veneno para ratas.” Sin embargo recientemente algunos cerveceros de California, Colorado y Washington han empezado a pensar esta lapidaria aseveración.
Para las macro cervecerías de todo el mundo el uso del arroz e incluso de otros granos como el maíz y el sorgo no es nada nuevo, es más, es parte de su receta. Para nadie es secreto que la cerveza Budweiser, la Miller, la Tecate o la Corona al igual que muchas otras mega fábricas, usan arroz y maíz y ve tu a saber qué tantas otras cosas. Esta práctica fue iniciada comenzó a nivel industrial hacia finales del siglo XIX con empresarios como Adolphus Busch, Adolph Coors y Frederick Miller quienes como primera generación de inmigrantes europeos trataban en un principio de recrear los sabores del viejo continente, sin embargo con el tiempo se dieron cuenta de que el bebedor americano no estaba acostumbrado a esos sabores matosos y lupulosos, por lo que necesitaban adaptarse al gusto local, necesitaban una cerveza más efervescente, y de sabor más ligero. El arroz y el maíz hacían precisamente eso. “Fue un sabor deseado por los americanos y no una forma barata de hacer cerveza” sigue diciendo el Sr. Ogle.
El delicado y suavizado sabor que le da el arroz a la cerveza tiene su grupo de seguidores incluso entre alguno fabricantes artesanales, como Joe Valvo, joven copropietario de la Trade Brewing Co. en Seattle, que dice “Hay muchos malentendidos con esto del arroz, en realidad aligera el cuerpo y elimina ese sabor maltoso de las lagers.” Esto lo demuestra en su cerveza Dragon King una lager que sacó al mercado apenas hace tres años y ha tenido gran aceptación entre los consumidores de cerveza artesanal.
“Muchos cerveceros se autocensuran al no utilizar el arroz porque son “Artesanos Cerveceros” y creen que están rompiedo las reglas – dice Patrick Rue, otro cervecero- pero de eso se trata. Los cerveceros norteamericanos son muy creativos toman todo tipo de ingredientes y los integran a sus recetas creando nuevas ideas.”
Existen otras marcas que le agregan arroz a su malta de cebada a sus Ales, sobre todo aquellas que tienden a fabricar cervezas estilo japonés, tal es el caso de la Great Beer Co, en Gilroy, California que fabrica la Red Sun, hecha especialmente para la cadena de restaurantes Suhi Roku y Katana.
Parece que la mala reputación del arroz entre los cerveceros artesanales empieza a desparecer y así lo demuestra también la cada vez mayor participación de este tipo de estilos en festivales tan importantes como el Great American Beer Festival, en Denver, Colorado, que reúne a más de 50,000 tomadores de cerveza que, hasta donde se ve, no le hacen el feo al arroz, ni al maíz….ni a los hot dogs y las hamburguesas que ahí se venden.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: javier@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

jueves, 9 de septiembre de 2010

EL BICENTENARIO DEL OKTOBERFEST

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez


Resulta que un 12 de octubre se casaron el Luis y la Teresa y organizaron un fiestón bruto. Estuvo tan buena la fiesta que ya lleva 200 años celebrándose. Cada vez llegan nuevos invitados de todas partes del mundo, este año se esperan más de 6’000,000. Por supuesto estoy hablando del Oktoberfest, el “Volkfest” o fiesta popular más importante, más grande y de mayor tradición del mundo cervecero….y del no cervecero también.
Los consortes evidentemente no eran unos hijos de vecino, sino nada menos que el príncipe Luis de Baviera y la princesa Teresa de Sachsen-Hidburghausen. Años después Luis se convertiría en el rey Luis I de Baviera quien pasó a la historia, además de por el fiestón, por ser el responsable de la remodelación arquitectónica más importantes que la ciudad de Münich haya experimentado jamás.
Como cierre de las celebraciones de esta singular boda se organizó una carrera de caballos en lo que entonces era una pradera ubicada frente a las puertas de la ciudad. Esta carrera contó con la participación de la alta burguesía de Münich y evidentemente asistieron los miembros de la familia real junto con los recientemente desposados. En honor a la novia dicha pradera fue bautizada con su nombre: “Theresien-Wiese”, que en cristiano significa “La Pradera de Teresa”. Y es ahí, en la Theresienwiese donde año tras año se llevan a acabo las celebraciones del Oktoberfest. La carrera de caballos se siguió organizando hasta 1938 y el “uso de suelo” de la mencionada pradera cambió hacia uno más mundano como lo es el de tomar cerveza hasta que te salga por las orejas.
Tengo que comentarles dos cosas más. La primera es que el Oktoberfest en realidad empieza en septiembre, específicamente el primer sábado después del 15 de septiembre de cada año y se prolonga por dos semanas. Al grito de “O’zapft is” que significa “ya está abierto” el alcalde de la ciudad destapa a martillazos el primer barril, se disparan doce salvas de cañón desde las escaleras de la estatua que representa Baviera y empieza a servirse la cerveza.
La segunda cosa que tengo que comentarles es que en un principio no había cerveza en la celebraciones anuales. La primer licencia para vender comida y cerveza en le fue otorgada al señor Anton Gruber en el año de 1818, desde entonces esto empezó a crecer de una forma impresionante hasta ser lo que conocemos actualmente como Oktoberfest.
Otro detallito importante que deben ustedes saber, es el hecho de que en el Oktoberfest solamente se sirve cerveza elaborada en la zona de Münich. Las seis marcas presentes ( Spaten, Augustiner, Paulaner, Hacker-Pschorr, Hofbräuhaus y Löwenbräu) venden entre todas casi 7 millones de litros de cerveza durante el festejo, lo que representa casi el 30% de su producción anual.
Actualmente se celebran festivales homónimos en prácticamente todos los rincones del planeta. Cada país e incluso muchas de sus ciudades organizan eventos que emulan la celebración cervecera por excelencia. Los Oktoberfest no alemanes más grandes que se lleva a cabo hoy en día son, los de Brasil (en Blumenau), Canadá (Kitchener), Estados Unidos (Cincinnati) Argentina (Villa General Belgrano) y Chile (Malloco).
Tenemos dos bicentenarios que celebrar, señoras y señores: el de la independencia de México y el del Oktoberfest, por lo que yo sugiero que para no batallar celebremos el primero con una cerveza en la mano, y así cumplimos con los dos.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: sunshine@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

miércoles, 1 de septiembre de 2010

SAN DIEGO, CALIFORNIA: CAPITAL DE LA CERVEZA ¿DEL MUNDO?


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez


Poco antes de que el célebre y original “Beer Hunter” Michael Jackson muriera el pasado año de 2007 en Inglaterra, ya presagiaba atinadamente que no debería de extrañarnos que la siguiente revolución cervecera del mundo se generara en los Estados Unidos. Su visión de futuro seguramente se basó en el hecho de que no solamente es en los Estados Unidos donde el crecimiento de la industria cervecera es más evidente, sino en que la permanente búsqueda de nuevas fórmulas y una creatividad desbordada ha tenido como resultado algunas de las cervezas más espectaculares de los últimos tiempo.
Afortunadamente para los bajacalifornianos que vivimos en Baja California (porque los que no, se amolaron), esta anunciada revolución se nos acomodó muy cerca: en San Diego, California, desde donde incluso ha surgido un estilo de cerveza: West Coast IPA.
Aunque hace algunos meses ya había yo dedicado este espacio a hablar de lo afortunados que éramos por estar geográficamente tan cerca de esta ciudad que ya muchos consideran no solamente la Capital de la Cerveza en Estados Unidos sino en el mundo, quiero de nuevo retomar el punto para darles una especie de guía sobre la cerveza en San Diego que seguramente le resultará de gran valor a los cerveceros locales. Tomen nota y disfruten.
San Diego tiene, a saber, 24 “grandes” cervecerías artesanales que son:
ALESMITH
ALPINE BREWING CO.
BACKSTREE BREWERY
BALLAS POINT PREWERY
BREAKWATER BREWING CO.
BAY BRIDGE BREWING
CORONADO BREWING CO.
FIREHOUSE BREWING CO.
GORDON BIERSH
GREEN FLASH BREWING CO.
KARL STRAWS BREWING CO.
LA JOLLA BREW HOUSE
LIGHTNING BREWERY
THE LOST ABBEY
MISSION BREWERY
NEW ENGLISH BREWING CO.
OCEANSIDE ALE WORKS
OGGY’S PIZZA BREWING CO.
PACIFIC BEACH ALE HOUSE
PORT BREWING CO.
ROCK BOTTOM BREWERY
SAN DIEGO BREWING CO.
SAN MARCOS BREWING CO.
STONE BREWING CO.
Los principales Festivales sobre Cerveza que se realizan durante el año son:
- FEBRERO: Stone Winter Storm (stoneworldbistro.com
- MAYO: City Beat Festival of Beer (lostabbey.com)
- JUNIO: San Diego International Beer Festival (sdfair.com)
- JULIO: Stone Sour Fest (stonebrew.com)
- AGOSTO: Session Ale Fest (stonebrew.com)
- SEPTIEMBRE: San Diego Festival of Beer (sdbeerfest.com)
- OCTUBRE: Oktoberfest (obooktoberfest.com)
- NOVIEMBRE: San Diego Beer Week (sandiegobrewersguild.org)
- DICIEMBRE: Pissa Port Strong Ale Festival (pizzaport.com)
Algunos de los bares más recomedables, que no todos porque son un montón, son:
- Downtown Johnny’s Browns (downtownjohnnybrowns.com)
- Hoffer’s Cigar Bar (hofferscigar.com)
- Karl Strauss (karlstrauss.com)
- La Jolla brew House (lajollabrewhouse.com)
- Pacific Beach Ale House (pbalehouse.com)
- Pizza Port (pizzaport.com)
- O’Bien’s (obrienspub.com)
- Stone Bistro & Gardens (stoneworldbistro.com)
- Toronado (toronado.com)
- Yard House (yardhouse.com)
- …y muchos otros
Ojalá que tengan la oportunidad de darse una vueltecita para que puedan disfrutar de alguna de las cervezas fabricadas en San Diego. No se arrepentirá. Ahora que si van de entrada por salida, pueden llegar al siempre confiable BEV MO, en la Meza o en Mission Valley, uno de los autoservicios más surtidos en lo que a cervezas de San Diego y del mundo entero se refiere.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: sunshine@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

DE FRUTAS Y CERVEZA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez


Frecuentemente me preguntan sobre las cervezas que tienen sabores o aromas a frutas. La duda principal es si estas cervezas son las llamadas “Lámbicas” de tan buena reputación entre las señoras y señoritas en edad de mercer por su sabor suave y dulce y su olor tremendamente afrutado. Vámonos despacito, trataré de no crear más confusión de la que ya existe.
Lo primero que hay que decir es que esto de meterle frutas a una cerveza parece una mariconada ¿No es cierto? ¿Cómo que a la cheve se le ponen frutitas como si fuera una sangría o un ponche para una despedida de soltera? La cerveza según lo establece la ley de pureza alemana, o “Reinheitsgebot”, solamente debe contener agua, cebada, lúpulo y levadura y San se acabó. Sin embargo es oportuno aclarar que esa ley la respetan únicamente los alemanes…y no todos, porque es por muchos conocido que una popular forma de beber una “Berliner Weisse” en pleno centro de Munich es agregándole un jarabe dulce que, además de quitarle algo de la acidez característica de esta cerveza, la pinta de verde, rojo o amarillo, según sea el jarabe utilizado. Claro que estro lo hace el consumidor final y no el fabricante.
A la cerveza todo mundo le pone de todo, desde arroz y maíz hasta panocha de Sonora o chile chipotle y, déjenme decírselos, sabe deliciosa. Esto de meterle frutas a la cerveza lo inventaron los belgas, quienes frecuentemente le añaden frutas como materias adicional fermentable o como saborizante. Es frecuente que a cervezas “Lámbicas”, o de fermentación espontánea y especialidad de estos señores belgas, se les agregue frutas que combinan perfectamente con la sequedad vinosa –parecida a la del champán seco- de este estilo de cerveza. El resultado es una cerveza suave, muy dulce, muy colorida, espumosa y aromática.
El éxito de este truco fue tal, que muchos cerveceros empezaron a agregarle fruta a otras cervezas aunque no fueran ¨Lámbicas¨. O sea que las cervezas frutales originalmente se obtenían de las ¨Lámbicas¨ pero ahora esto no es un impedimento.
En nuestros días ni siquiera en necesario que el fabricante agregue la fruta directamente a la mezcla, sino que recurre a extractos y jarabes dulces como los que se utilizan para endulzar postres. Muchas cervezas de fruta usan este procedimiento solamente para endulzar y no para fermentar la bebida.
Dicen los químicos que andan metidos en este asunto de la fabricación de cerveza fruta que las frutas carecen del efecto de conservación que sí tiene el lúpulo e incluso otras bayas como la del enebro. O sea que el único agente conservador en la mezcla de estas cervezas sigue siendo el lúpulo.
Ultimamente hemos visto que varias marcas cerveceras, como “Samuel Adams”, han empezado a utilizar en sus etiques nombres como Blackberry , o Cherry y otras frutas secas. Estas cervezas no podemos considerarlas como cervezas de fruta, ya que la proporción que utilizan solamente sugiere un ligero sabor y aroma frutal, pero carecen de el dulzor y la textura de una verdadera cerveza frutal. Aunque algunas de estas marcas logran concretar una buena alternativa, hay otras que no lo logran, como cerveza “Michelob” con su cerveza Ultra de granada y raspberry que resulta ser bastante mala.
Como ven, este asunto de la cerveza cada vez nos muestra nuevos caminos para explorar y encontrar sorpresas la mayoría de las veces excitantes y agradables. Lo importante es arriesgarse y a veces perderse en la búsqueda, no podemos negar que también ahí encontraremos algo nuevo que nos dejará un nuevo aprendizaje
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero el radio los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: sunshine@elsume.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

jueves, 19 de agosto de 2010

NUEVOS NÚMEROS SOBRE LA CERVEZA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Hace algunos meses platicaba con ustedes a cerca de quiénes eran los principales consumidores de cerveza en este planeta, en esa nota titulada “Numeralia” les anoté los datos que en ese momento eran los más recientes pero que hoy han variado sorpresivamente.
En este nuevo reporte China se convierte en el primer consumidor de cerveza en volumen del mundo, Le sigue Estados Unidos, Rusia, Brasil, Alemania, México, Japón, el Reino Unido, Polonia, España y sigue la fila. Esta nueva conformación del mercado, según nos reporta el Kirin Institute of Food and Lifestyle , que desde el año 1975 se ha dedicado a compilar estadísticas sobre el consumo de cerveza y otros hábitos de estilos de vida en todo el mundo, nos muestra algunos otros datos que me parecen muy interesantes y que procederé a resumir a continuación:
El consumo mundial de cerveza se incrementó en un 1.2% en relación al estudio anterior, lo que nos arroja una impresionante nueva cantidad de litros anuales de aproximadamente 178,000,000,000.
Prácticamente la mayoría de las regiones del mundo han reflejado algún tipo de incremento en el volumen de consumo, excepto Europa, la cuna de todos los estilos de cerveza conocidos actualmente. La región que más cerveza consume por volumen es Asia (sin contar Japón), le sigue Europa, después Norteamérica y muy pegadito Latinoamérica.
En lo referente al consumo “per cápita” la historia es otra muy diferente, aquí los checos han sabido mantener su supremacía por 16avo. año consecutivo, ya que siguen siendo los amos y señores con 161 litros por habitante. Sus más cercanos competidores con 52 litros menos siguen siendo los alemanes. Para que tengan una idea clara de cómo andamos en este aspecto, aquí les va un estracto de la lista de los principales donde, otra de las sorpresas, es que México avanzó la posición 35 al lugar número 30.
República Checha; 161
Alemania: 109
Rumania: 97
Polonia: 95
Venezuela: 89
Gran Bretaña: 86
España: 83
Rusia: 81
Estados Unidos: 79
Canadá: 69
Ukrania: 63
México: 59
Sudafrica: 56
Brasil: 56
Japón: 49
Colombia: 40
Korea del Sur: 37
China: 31
Francia: 29
Vietnam: 25
Tahilandia: 30
En términos de producción de litros de cerveza, de nuevo los chinos se llevan la de oro. En ese país se fabrica el 22% de toda la cerveza que se consume en el planeta con 395 millones de hectolitros…o 39,160,000,000 de litros aproximadamente. Sus competidores siguen siendo Estados Unidos, Rusia y Alemania.
Esta información nos lleva a corroborar también que la bebida alcohólica de más consumo mundial es la cerveza y que su consumo sigue en crecimiento de forma permanente y asombrosa.
Así están las cosas. Ahí se las dejo para que las digieran. Si les interesa ver más a detalle lo que les acabo de comentar, métanse con toda confianza a la página web del Kirin Institute of Food and Lifestyle, donde seguramente encontrarán más datos interesantes.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: sunshine@doblearticulacion.com.mx
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

lunes, 16 de agosto de 2010

LA CERVEZA TAMBIEN SE MARIDA

Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Siempre que en alguna conversación alguien empieza a hablar de “Maridaje” se da por hecho que están relacionando algún tipo de comida con algún tipo de vino. Pareciera ser que este término ha sido secuestrado por aquellos que se consideran bon vivant aunque sea de petatiux. Nada resulta más apantallante en una reunión que deslisar una comentario que ligue una botella de vino que recién se destapa con algunos platillos que seguramente en ese momento no tienen enfrente ¿no es cierto?
Existen volúmenes enteros que dedican su contenido a este tema, así como infinidad de programas de televisión que nos guían a través de los delicados y frágiles senderos de los sabores y los aromas que, igual que celestinas sensoriales, casan a nuestras neuronas aunque sea sólo durante el tiempo que dura una comida.
¿Quién me va a negar que unos taco de carne asada con una coca bien helada no es algo parecido a estar en el mismo cielo? O una Pizza con un vino rojo, o una comida china con una Cahuama, unos tacos de tortilla de harina con huevo y un café con azúcar y leche…mmmm ¡que delicia! Finalmente el maridaje es combinar dos o más cosas que nos causen placer al momento de comerlas.
Evidentemente en esto de los maridajes sucede lo de siempre: hay personas que les gustan los maridajes tradicionales y otras que les gusta explorar con sabores que antes no habían sido reunidos. Me ha tocado presenciar alegatas de personas que no conciben cómo alguien puede comer un filete de atún con algo que no sea un vino blanco, mientras que el indiciado está comiéndoselo con una malteada de fresa a un lado. En fin, cada quien tiene el derecho a hacer guerras dentro de su boca siempre que le provoquen placer.
Generalmente todas las comidas pueden ser acompañadas por vino o por cerveza. El principal problema que tenemos en México en este aspecto es que prácticamente en ningún restaurante te venden más allá de dos o tres estilos de cerveza (todas Lagers), mientras que frecuentemente la variedad de vinos es más amplia. Sin embargo es importante saber que si llegas a tener la fortuna de encontrarte uno de esos restaurantes librepensadores que venden marcas de todos lados ten la confianza de pedirle al mesero que te oriente. Es común que las cervezas estilo Lager tradicionales se tomen como aperitivo, con platillos vegetarianos, mariscos frescos, carne asada, tacos al pastor y, por supuesto, con pizza o comida oriental. Los mariscos saben exqusitos con cervezas Stout y Porter, sobre todo las almejas y mejillones al vapor. Si vas a comer ceviche o pescado ahumado empújatelo con una Ale Roja e incluso con una Lambica belga. ¿Vas a comer pescado? Pide una Pilsner lupulizada. El pollo y el cerdo va perfecto con las Lagers maltosas o las tipo Viena (como la Bohemia, por ejemplo) y las Lagers obscuras como las marzen del Oktobefest. El cordero, la ternera o los cortes finos de res se lleva perfectamente con las Ales obscuras y afrutadas o con las Pale Ales. Las comidas picantes, como las que abundan en nuestro país, van a la perfección con las Lagers ambar u obscuras. Las ensaladas con las cervezas estilo Gueuze o las Berliner Weisse e incluso las frutales de frambuesa, ahora que si la ensalada tiene nueces o almendras amárrala con una Brown Ale. Qué les puedo decir de los quesos, hay tantas posibles combinaciones como tipos de queso y cerveza. A este respecto el somelier y maestro cervecero británico Marc Stroobandt le ha dedicado mucho tiempo y dinero organizando en diferentes ciudades, incluyendo Nueva York, degustaciones muy completas donde marida a la perfección los quesos italianos y la comida con las cervezas artesanales del mundo con resultados sorprendentes.
El maridaje de la cerveza con la comida se amplía ineludiblemente cada vez más en la medida en que conocemos más estilos de cerveza. Conocer más estilos de cerveza es hedonismo puro. Tus sentidos se agudizan y tus posibilidades de generarte placer se potencian, eso te lo garantizo.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.
Los espero los martes a las 8 de la noche en “La Junta de Mejoras” por la 940 Oldies para pasarnos un buen rato entre buenas cervezas y buen rock. Si tienen computadora búsquenos en www.940oldies.com.

Comentarios: sunshine@doblearticulacion.com
Blog: www.chevestuff.blogspot.com

Seguidores