martes, 19 de julio de 2011

EL ALCOHOL EN LA CERVEZA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

           
Alguna vez comenté en este mismo espacio que la forma más lenta de emborracharse es tomando cerveza. Para tal efecto existen a la mano otras bebidas que te llevarán a ese estado de forma mucho más eficiente y rápida. Por supuesto estoy hablando de las cervezas comunes que podemos encontrar a nuestro alcance casi en cualquier supermercado, tienda de la esquina o restaurante de la localidad. Ese tipo de cerveza generalmente cuenta con porcentajes que van de 4.2 al 5% de alcohol por volumen.
Muchas personas creen que la fuerza alcohólica de una cerveza está en su color. Cuantas veces hemos escuchado que algún amigo o amiga evita las cervezas oscuras porque “le pegan muy duro”. Permítanme aclararles que nada tan lejos de la realidad. El color lo único que nos dice de una cerveza es el grado de tostado al que fueron sometidos los granos utilizados en su fabricación. Evidentemente entre más oscura es la cerveza, el tostado fue mayor. Este proceso afecta sensiblemente el sabor y el aroma de una cerveza pero jamás incrementará el porcentaje de alcohol. Puede agregar un sabor a malta, quizás una textura más cremosa, pero hasta ahí. De hecho cervezas verdaderamente negras como la Guinness tienen porcentajes de alcohol más bajos que una vil Tecate lager. De manera que las borracheras con cerveza oscura son solamente un mito en la mayoría de los casos.
Resulta también muy común pensar que una cerveza amarga es una cerveza que emborracha más. Es frecuente que las personas que toman una – por ejemplo – Pale Ale sientan que van a azotar pronto. Una vez más tengo que decirles que esto es totalmente falso. El amargor de una cerveza está determinado por el lúpulo, esa curiosa plantita rastrera prima de la marihuana que da unas pequeñas piñitas en forma de conos.  Tanto el tipo de lúpulo, como la cantidad que se le adhiere y el momento en el que se le agrega a la mezcla es lo que le da el característico sabor amargo a la cerveza.
El lúpulo era conocido por culturas tan antiguas como los egipcios, pero su uso era más bien medicinal. Originalmente no era parte de la “receta” de la cerveza. Este ingrediente fue agregado por en Europa entre el siglo 7 y 8 de nuestra era, aunque se volvió de uso común en la República Checa en el siglo 11. Las características antisépticas del lúpulo resultó muy útil en la conservación de la cerveza durante largas y prolongadas travesías donde la cerveza era muchas veces el principal alimento.

El contenido de alcohol se lo debemos a otro ingrediente cervecero: la levadura, o debería decir las levaduras, ya que cada casa cervecera produce, cuida y mantiene en secreto su establo de levadura que es responsable sin duda alguna de muchos de estilos particulares que hoy disfrutamos. Como todos sabemos la levadura esta formada de millones de pequeños hongos unicelulares que tienen la habilidad de convertir las azúcares en alcohol. Estos pequeños seres vivos que forman grandes colonias en forma de nata o espuma en los tanques de fermentación donde se fabrica cerveza son los directamente responsables del porcentaje de alcohol que consumimos en las diferentes marcas, así como –en gran medida- de la carbonación que estas marcas tienen.
Comúnmente el contenido de alcohol se mide en dos formas: por volumen y por peso. Cuando se mide por volumen significa que -por ejemplo- una bebida de 4% APV (Alcohol Por Volumen) significa que contiene 4 partes de alcohol y 96 partes de líquido. Cuando se mide por peso hablamos de que, por ejemplo, 4 gramos de alcohol se disuelven en 100 gramos de agua o cerveza. La forma más común utilizada es el APV, o Alcohol Por Volumen, o en inglés el ABV o Alcohol By Volume.  En la mayoría de los países este porcentaje está descrito en la etiqueta.
Finalmente es importante comentarles que aunque la inmensa mayoría de cervezas de este planeta contienen porcentajes de alcohol bajos, existen cervezas que igualan la fuerza alcohólica del vino rojo, del whisky, del tequila e incluso del vodka. Aunque raras y difíciles de encontrar existen marcas como la UTOPIAS que contiene 27%APV. En Holanda la casa ‘t Koelschip produce una cerveza llamada Start The Future con un contenido de 60%APV.
  Y tu…¿Qué cerveza nueva probaste esta semana? Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Paz para todos.

Comentarios: javier@elsume.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores